La Hermosura de Jesucristo

Tema:
Categoría: Corte de Sermon

“Mis ojos están puestos siempre en el Señor”, y en el Salmo 119:18, aunque 25:15, no lo hago muy bien. El Salmo 119:18 es para mí – “Ábreme los ojos, para que contemple las maravillas de tu ley!” “Ábreme los ojos, Señor!” “Abre estos ojos apagados.” “Abre estos ojos que no hacen más que vagar, y tórnalos hacia tu hermosura.”

Déjenme mostrarles la diferencia entre el verdadero Cristianismo y la esclavitud. Y esta es. La esclavitud dice “Mira, necesitas arreglar las cosas con Dios, necesitas ser Santo, necesitas dejar de hacer esto, necesitas hacer esto y no hagas eso porque de lo contrario irás al infierno.” Eso es esclavitud. El verdadero Cristianismo es esto. Si pudieras alcanzar a ver brevemente cuán hermoso Él es, no tendrías problema alguno con lo demás. Busca Su rostro. Busca Su hermosura. Eso es todo.

No estabas loco por tu esposa antes de conocerla. Si lo estabas, probablemente necesites venir a consejería. No había nada por lo cual estar loco. Pero no la conocías. No conocías su rostro, no sabías cómo se veía ni nada sobre ella. Hombre, pero cuando la viste, y sentiste que algo te golpeó como una tonelada de ladrillos, como si te hubiera arrolado un tren. Me refiero a que, en un segundo, todo… sabes? Estás sentado ahí y hombre… justo como mis amigos. “Voy a ir a cazar, voy a ir a pescar, hoy será un buen día.” Y de repente, vas a Wal-Mart a comprar ese nuevo anzuelo que necesitas. Y “Bam!” allí está. Hombre se te olvida todo sobre las cosas importantes de la vida, como pescar, cazar y todo lo demás. Estás frito. Si tus amigos de veras te aman, tienen que atarte y arrastrarte fuera de allí a la parte trasera de su camioneta Ford. Vastó con que la vieras a ella por un instante para que todo se acabara! Todo en tu vida ahora cambia. Cosas que te importaban, ya no te importan. Cosas que ni en sueños existían, ahora sabes que existen. Qué ocasionó eso? Le diste una mirada. Y luego, esperando que sea así, mientras más conoces a esa persona, más profundo se torna tu amor. Ahora, estoy hablando sobre la frágil relación entre dos seres humanos, donde ambos poseen grandes faltas.

Así que imagina esto. Sabes qué es la salvación? Un día estas caminando sólo, totalmente ciego a la gloria de Dios y Dios arranca las cortinas. Y tu reacción es “Bam!” “Qué es esto?” “Una perla de gran precio.” “Por la cual vale la pena dejar todo lo demás atrás.” Esto es increíble. Por qué nadie me lo dijo?”

No vemos a alguien levantándose de la cama en la mañana diciendo “Oh, me duele la cabeza, dame una taza de cafe.” “A dónde vas Joe?” “Ah, debo ir a aquel sitio, hay una…” (Gruñido) “Hay una perla de gran precio que tengo que recoger.” Joe no hace eso, por qué? Porque capturó una gloria, una esencia de esta cosa. Él ni siquiera le dice a su amigo, sino que se levanta, son las 3:00 de la mañana, camina de puntillas fuera de la casa y se va como un bandido. Qué lo motiva? La hermosura de esa cosa.

Del mismo modo. Iglesia, tú ves por un instante a Jesucristo y cada nueva mirada más intensa te guiará a niveles más altos, a grados más altos, de devoción y santidad. Busca su rostro. Busca su rostro!

Culmino diciendo esto, que es muy, muy importante. La pregunta que con más frecuencia me hacen personas que desean crecer en el Señor es esta: “Sé lo que debería estar haciendo, pero no tengo la motivación para hacerlo.” “No tengo el corazón.” Qué puede arreglar eso? Sólo piensa sobre esto por un minuto. Qué puede arreglar eso? No existe un programa de diez pasos. Qué puede arreglarlo? Sólo una cosa. Dale una mirada más intensa a la hermosura de Jesucristo.