La Santificación No es Pasiva

Categoría: Corte de Sermon

Uno de los mayores obstáculos a la santificacion is cuando la vemos como si fuera algo pasivo. A nosotros no se nos dice que seamos pasivos al lidiar con el pecado, pero se nos llama a activamente despojarnos de el. No podemos utilizar excusas (y aún excusas que suenan espirituales) y volvernos pasivos en despojarnos del viejo hombre con sus prácticas.


El “despojarse” no es pasivo. ¿Pero saben qué? Podemos actuar como si lo fuera. Y esto puede ser uno de los mayores asesinos de la santificación que podemos encontrar, cuando lidiamos con la santificación como si fuera algo pasivo. Quiero ser claro sobre algo. El despojarse del viejo hombre es algo que Pablo les dice a los Colosenses y a los Efesios que ellos deben de hacer. Oh, yo se que está en tiempo pasado con los Colosenses, pero es algo que ellos hicieron. El despojarse de los caminos del viejo hombre fue algo que ellos tuvieron que hacer. Es algo que les está pidiendo. No es algo que se nos hace a nosotros. No es algo que se hace por nosotros. Es específicamente: tú despójate. Tú debes despojarte. Ese es el lenguage de la Escritura. Despójate del viejo hombre. Despojarte de la falsedad, despojarte de la amargura, despojarte de la ira, despojarte del enojo. ¿Y saben que es lo que Pablo nunca dice aqui? Bueno, lo que realmente necesitan hacer es orar al respecto. Lo que realmente necesitan hacer es ayunar al respecto o buscar consejo al respecto. Miren, necesitan escucharme bien. Usted dice, nos esta diciendo que no oremos al respecto, que no ayunemos al respecto. Siempre lo supe. Siempre supe que tenia error. Ahí está. Yo sabía que algo estaba mal. Escuche, usted sabe tan bien como yo. La Escritura habla del orar sin cesar. Pero necesita escucharme y necesita escuchar no tanto lo que yo digo sino lo que Pablo está diciendo. Muchas veces a traves de los años mientras que he sido pastor en esta iglesia, las personas usan la oración como una muleta en una mala manera y una forma equivocada. Yo le puedo decir que he visto a personas tomar decisiones horribles en sus vidas. Pero dicen, “bueno, oré al respecto”. Como si eso simplemente certificará que lo que están haciendo tiene la aprobación de Dios. “Yo oré al respecto”. Como si dijeras, puedes tocarme ahora. Ningun consejo en contra de esto va a prevalecer porque oré al respecto. Esa es una manera en la que he visto que utilizan la oración de una manera equivocada. Pero hay otra manera. Usted tiene algun pecado en su vida. Hay algo mal. Y usted dice, bueno, yo se que tengo este asunto en mi vida que está mal y está deshonrando a Dios. Y le estoy pidiendo a Dios que me lo quite. Y como puede notar, eso suena muy… ¿qué? Cristiano, noble. Pero le digo que muy a menudo no es nada más que una falsa piedad. “Bueno, estoy orando al respecto de este pecado en mi vida.” ¿Y sabe que diría Pablo? Usted siga orando al respecto, pero si alguna vez va ha vivir una vida en santidad, mas le vale llegar al lugar donde se despoje de usted mismo. (pensamiento incompleto) Usted sabe lo que pasa. Cuando alguien “ora al respecto” Entonces se queda ahi sentado. “Ya oré respecto de esa amargura.” “Ya oré al respecto de esa falta de perdón.” “Ya oré respecto a mi flojera.” Ya oré respecto de eso, lo otro, y la otra cosa. Y entonces te quedas ahí sentado. Y yo se lo que está esperando. Usted está esperando a un sentimiento de poder. Ahhh… Usted sabe, se despierta y va ha ser como si ahora fuera el superman espiritual y lo siente corriendo por sus venas. Y es como si el poder simplemente exudara como si fuera a ver alguna luz resplandeciendo de su cara cuando se mire al espejo. Y es que asi somos. Oh, voy a sentir esto. Pablo dice que debiera examinar los versiculos 17-32. Y va ha notar que no estoy demandando de las personas que necesitan orar más. ¿Donde ve algo sobre la oración ahí? Pablo no le dice que ore sobre la deshonestidad, o la amargura, o la flojera. ¿O si dice eso? ¡No lo dice! ¿Sabe que? Él va directo al punto. Y él dice, usted, cristiano, necesita sacar eso de su vida. Punto. Adelante, hombre. Eso es lo que Pablo está diciendo. Pablo no les dice a los Efesios: Bueno, tienen ciertas personas en su iglesia con tendenias del viejo hombre. Algunos no están siendo sinceros unos con otros. Algunos están entregados a un enojo pecaminoso. Algunos estan dejando que el sol se ponga bajo su enojo. Algunos le están dando ventaja al diablo. Algunos no están trabajando diligentemente en dar. Algunos de ustedes están contristando al Espíritu Santo. Algunos están en amargura y difamación. Él no les dice que vayan y comienzen una oración especial en los días de oración los jueves. ¿Sabe lo que les dice? Despójate de eso. Para. Oh! Eso no suena muy espiritual. El tener reuniones de oración los jueves en las noches suena espiritual. Si, pero regresa un año después, ¿y quienes son las personas que están corriendo bien? ¿Quienes son las personas que son los ejemplos piadosos? Ellos son los que se levantaron y miraron sus pecados cara a cara y dijeron, “Vas a salir.” Y pelea con eso. Contra la persona que tiene la reunión de oración todos los jueves en las noches. Y un año después, sigue igual de patético y envuelto en su pecado como siempre. ¿Porque? (pensamiento incompleto) Es como si Dios estuviera aquí. Dios te está diciendo: Despojate. Y usted dice, “Ayúdame a quitarmelo.” Y Él dice que Pablo está bajo inspiración aquí. Despójate. “Por favor me ayudarías a quitarmelo?” ¡Despójate! ¿Se puede imaginar si su hijo estuviera haciendo eso? ¿Que haría? La mayoría de los padres eventualmente se frustarian con eso y tomarían al hijo por rebelde y lo disciplinaría. Si usted como padre le dice a su hijo: “Quítate esa camisa ahora mismo.” “¿Me ayudarías a quitarmela?” Tú tienes brazos. Tú te la puedes quitar. Estás equipado para quitártela. “Oh, pero necesito poder para quitarme esto.” “Necesito ayuda para quitarme de esto.” ¡Quitatelo! Pero ves, nos sentimos tan piadosos y tan santos y entonces, ya sabes, soy un hombre de oración. Yo oro sobre ese pecado todo el tiempo. Si, ¿cuánto tiempo llevas orando al respecto? ¿Los últimos veinte años? ¿Porque aún lo tienes? Porque nunca te lo quitaste. Verás, ésa es la forma en la que Pablo está hablando. Necesitamos enfrentar esto cara a cara. Hay algo que es definitivamente activo de tu parte – casi agresivo. Hay una violencia en esto. Y debe haberla. Hay mucha procrastinación. Hay mucha falsa piedad. Tenemos a personas quienes batallan con las mismas cosas una y otra vez. Oran. Le piden a otros que oren. Pero Pablo simplemente les dice: Para. ¿Eres un ladrón? Para. Trabaja con tus manos y da. ¿Estás contristando al Espíritu Santo? Para. ¿Eres amargado? ¿No estás perdonando? Despójate de eso. Para de hacer eso. Deja de actuar como un bebé. Porque la verdad es que no eres un bebé. ¿Sabes cual es la verdad? Tú eres un hombre de Dios. Tú eres una mujer de Dios. Y él nos está diciendo que actuemos como tales. Y sé lo que me vas a declarar. Oh, soy tan débil… Soy tan frágil. Soy tan patético, tan inexperto, muy recién salvo, la etapa está muy oscura. Mi justicia son trapos de inmundicia. Mi corazón es engañoso. Nadie es bueno. ¿Cuál es la respuesta a esto? Eres una nueva creación en Cristo. Las cosas viejas pasaron. Si por el Espíritu, pones a muerte las obras de la carne, tu vivirás. Si vives de acuerdo a la carne, vas a morir. Déjeme preguntarle esto: ¿Es cristiano? Usted dice que si. ¿Enseña la Escritura que si eres cristiano, tienes al Espíritu Santo? Usted dice que si. Caso cerrado. Tienes al Espíritu Santo. Por el Espíritu Santo pones a muerte las obras de la carne. Este extracto fue tomado del sermón completo: ¿Qué es el “Viejo Hombre”?