No Difames Ni Rumorees Con Tu Lengua

La manera en que hablo de lo que sé de otras personas revela si soy maduro en mi hablar. Debemos usar nuestra lengua y hablar para animar y edificar a otros. En cambio, si usamos lo que sabemos de otros para difamar y rumorear acerca de su carácter, revelamos que en realidad somos inmaduros.