No Hay Límite a Donde el Pecado Te Llevará

Tema:
Categoría: Corte de Sermon

No te dejes engañar pensando que puedes controlar el pecado. El pecado tiene un terrible efecto de endurecimiento que te llevará más lejos de lo que hubieras imaginado; no hay límite a donde el pecado te llevará.


¿Puedo preguntarte esto? Si estás escondiendo un pecado, ¿has tenido que pecar más para ocultarlo? Y si has endurecido tu corazón para pecar y esconderlo, ¿cómo sabes que vas a poder parar? ¿Y si te sigues endureciendo? Tal vez te encontrarás haciendo cosas que nunca soñaste que fueras capaz de hacer. El pecado demanda más, y el pecado oculto exige más pecado para cubrirlo, y eventualmente David – el hombre conforme al corazón de Dios – planea el asesinato de Urías. ¿Crees que David alguna vez soñó que se convertiría en un asesino? Versículo 14, “Y aconteció a la mañana siguiente que David escribió una carta a Joab, ‭ (ese es el general) – y la envió por mano de Urías”. ‭ Urías está sosteniendo en su mano su propia sentencia de muerte. Eso es insensible. En la carta, él escribió, “Poned a Urías al frente de la batalla más reñida ‭ y retiraos de él, ‭ para que sea herido y muera”. Y así que cuando Joab asediaba la ciudad, ‭ puso a Urías en el lugar ‭ donde sabía que había hombres valientes y los hombres de la ciudad salieron ‭ y pelearon contra Joab. Y algunos de los siervos de David ‭ cayeron. Y murió también Urías hitita”. Joab envió a informar a David ‭‭ de todos los sucesos de la guerra”. Y David recibe las noticias que Urías ha muerto. La revuelta ha terminado. El hecho está cubierto. David le da a Betsabé un minuto para llorar, y después se casa con la pobre viuda. Versículo 26, “Oyendo la mujer de Urías ‭ que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido. ‭ Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa y fue ella su mujer y le dio a luz un hijo”. La revuelta funcionó. Solo le diremos a la gente que el bebé nació un poco prematuro. La conciencia sigue gritando, pero al menos su pecado no va a gritar a las calles de la ciudad cuando Betsabé empiece a utilizar ropa de maternidad. David puede descansar. Excepto que David había olvidado, o debería de decir suprimido y había olvidado por completo el hecho de que Dios sabe y Dios expone. Escuchen este último versículo inquietante en el versículo 27 – la última parte del versículo. “Y fue ella su mujer ‭ y le dio a luz un hijo – (todo está cubierto) mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová”. No hay nada más tonto en el mundo que ocultar el pecado. Estás escondiendo el pecado de Aquel para quien no hay oscuridad. Salmos 139, incluso la oscuridad es como una luz para Él. No hay lugar donde te puedas esconder de Dios. Te tejió en el vientre de tu madre y Él conoce el día de tu muerte. Antes que una palabra esté en tu boca Él la conoce completamente. No hay nada que podamos esconder de Dios. Isaías 29:15, “¡Ay de los que se esconden de Jehová, ‭ encubriendo el consejo, y sus obras están en tinieblas, ‭ y dicen: ¿Quién nos ve, y quién nos conoce?!” Proverbios 5:21, “Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, ‭ Y él considera todas sus veredas.” Hebreos 4:13, “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; ‭ antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas ‭ a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”. Si le temes tanto a la ira de tu esposa que nunca le dirías lo que has hecho, entonces tienes una vista muy superficial de Dios. Si usted legitima no contarle a su esposa sobre su infidelidad por que la ama mucho, tiene una visión terriblemente superficial de Dios. Si estás más preocupado en desagradar a tus padres que a tu Dios, entonces tienes una visión de Dios muy corta y antibíblica. Si crees que la ira de tu jefe o perder tu trabajo es peor que la disciplina de Dios o la ira de Dios entonces necesitas una mayor visión de Dios. David se había olvidado de Dios. Dios había visto y Dios estaba disgustado. Eso es todo lo que importa. Emmanuel, si no somos un pueblo que trata ante el rostro de Dios, entonces no somos el pueblo de Dios. Si no somos un pueblo que entiende que todo lo que hacemos y hemos hecho y haremos sucede ante el rostro de Dios y la cosa más importante en nuestras vidas es tratar con ese Dios en integridad y en verdad y en franqueza entonces no somos el pueblo de Dios. Simplemente somos una iglesia muerta más en la esquina. Ahora lo que Dios le hace a David es asombroso. Él no lo mata.