¿Es Jesucristo la Fuente de tu Gozo?

Categoría: Corte de Sermon

Cristiano, ¿crees que recibirás de Jesucristo gozo de verdad aun en medio de lo peor de las circunstancias? ¿O solo crees que puedes tener gozo siempre y cuando se te quiten las circunstancias difíciles?


Se me hace que todos aquí quieren tener gozo. Creo que la respuesta es porque al nivel práctico y familiar de la vida cristiana en nuestras vidas día a día donde experimentamos sufrimiento y dolor, luchamos mucho para ver cómo podemos experimentar gozo de verdad en medio de la tristeza, el dolor, y la angustia. Y en ocasiones empezamos a creer que si realmente vamos a experimentar gozo genuino, tiene que ser por remover la tristeza, el dolor, y la angustia. En versículos 23 y 24 Jesús va a enseñar a los discípulos de un cambio teológico muy importante que va a tomar lugar a la luz de la resurrección. Nos ayudará a ver cómo podemos acercarnos al Padre respecto a estas cosas. Y es necesario que entendamos esto. Pero ya que el objetivo del verso 24 es que nuestro gozo sea lleno, también nos va a enseñar algo más, y es lo siguiente: ¿Cuál es la fuente del gozo? ¿Cuál es la fuente del gozo? Necesitamos saber cómo debemos acercarnos al Padre si vamos a tener este gozo que está puesto delante de nosotros. Pero también debemos entender, y es de igual importancia, cuál es la fuente del gozo. Y para ayudarnos a pensar en eso, voy a volver a la ilustración otra vez y simplemente enfatizar el punto una vez más para ustedes. En la ilustración que dio Jesús, la mujer estaba en medio de la angustia – verdadero dolor físico – y luego su angustia se convirtió en gozo. No fue porque se le quitara la angustia. La angustia fue absorbida en el gozo del bebé. Al enseñarnos Jesús cómo acercarnos al Padre después de la resurrección, Él va a enseñarnos cuál es la fuente del gozo, y permítanme decirles esto, la fuente del gozo no es la remoción del dolor, la tristeza y la angustia. En esta vida se te garantiza dolor constante, tristeza y angustia, y sin embargo aquí Jesús pone ante nosotros un gozo eterno y la llenura del mismo. Se me hace que la mayoría de nosotros erramos aquí y te ayudaré a hacer un diagnóstico si a menudo eres como yo. Con respecto a tu dolor, tristeza y angustia, ¿cómo oras al respecto? Si eres como yo, la mayoría de mis oraciones respecto a mi dolor, tristeza y angustia son: Dios, quiero tener gozo, por lo tanto, necesito que Tú quites el dolor, la tristeza y la angustia o lo que está causándolo. Y paso mucho de mi tiempo en oración ahí. Quiero tener cuidado aquí. No quiero decir que esté mal orar para que te sane o para que Dios remueva esas cosas. No insinuo eso para nada. Pero creo que es muy importante que entendamos mientras vemos a través de la perspectiva de la Escritura que el medio normativo por el que Dios nos trae gozo a nosotros no es al quitar el dolor, la tristeza y la angustia, sino sucede al darnos gozo en medio del dolor, la tristeza y la angustia a través de dar Jesús a nosotros. Santos, hay algo más, algo mejor, que la remoción del dolor. Es Jesús en medio del dolor. Y realmente luchamos para entender eso, para creerlo, porque el dolor es real, pero quiero que sepas algo: Jesús es más real. Dios es glorificado al quitar el dolor y la angustia. Él es glorificado al sanar, pero quiero que sepas esto, Dios es todavía más glorificado cuando Él absorbe el dolor con gozo. Es decir, dime cuál se ve mejor desde la perspectiva del mundo. ¿Ver a alguien que por las circunstancias no tiene ninguna razón de tener gozo y está lleno de dolor? Y sin embargo, ¿se regocija de manera inexplicable? ¡Eso le glorifica a Dios! ¿Sabes qué más le fuerza al mundo hacer? Hace que los del mundo se acerquen a ti y dicen: Oye, ¿cuál es la fuente de la esperanza que está dentro de ti? Porque no lo pueden ver por las circunstancias. De hecho, ven una circunstancia que debería llevar a quejas, a quejarse y quejarse más, sin embargo, están viendo gozo. Y cuando te preguntan eso, tendrás la oportunidad de pararse y tendrás la oportunidad de decir: Jesucristo es la fuente de mi gozo en medio de mi tristeza y dolor. Santos, Dios luce muy bien en este escenario. Este extracto fue tomado del sermón completo: La Angustia Se Convierte en Gozo