Entrar al Cielo por la Calificación de Otro

Categoría: Corte de Sermon
Tema:

Para entrar al Cielo, debes ser tan santo como Dios y sacar perfectas calificaciones guardando todos los mandamientos de Dios. Cada ser humano ha fallado de manera total, pero alabado sea Dios que la justicia de Jesucristo puede llegar a ser la nuestra gratuitamente por fe.


Si tuviera que darte un examen – Aquí tengo uno que se llama “Tu Justicia”. Y básicamente lo que da es una explicación de los 10 Mandamientos y los desglosa y te hace preguntas sobre cada mandamiento. En otras palabras, te calificas a ti mismo del 1 al 10. Y solo los desglosa. “Siempre he servido al Señor con todo mi corazón, mente y alma”. Date un numero del cero (nunca lo he hecho) al 10. Y pones un número aquí. Ahora pondrías un número por cada uno de ellos y tendrías una calificación al final. El problema es que si no pones un 10 por cada uno de ellos, entonces no tienes la justicia de Dios. Así que la Ley hace su obra. Se te acerca y te humilla. Dice: Dame un 10 o vete a casa. Vamos, ¿qué va a ser? “Pues, soy bastante bueno. Soy mejor que él. Yo tengo un 8”. ¿8? Todavía no recibiste un cien. Cristo viene y cuando Él muere en la cruz y quita nuestros pecados, Sus números son todos 10. Y aquí está el Evangelio. Dios te manda a que vengas y tomes Su justicia. Aquí está el tuyo. Pon lo de Él sobre el tuyo y por fe – nota lo que quiere decir “por fe” – no es nada de esto. Es esto. Creer que es mío. Eso es todo. Y Él va a calificar los papeles. Okay, sí, Romeo, veo un 100. Eso es lo que Él ve. ¿Por qué? Es la justicia de Cristo. Está sobre el tuyo. Entonces, esto no es justicia. Esto es solo fe. Es por eso que no puedes confiar en tu fe. Tienes que confiar en lo que Cristo ha hecho. Pero la fe tiene que ser aplicada para que lo pueda sostener. ¿Tiene sentido? Ahora, eso es una misericordia ¿no? ¡Es muy grande! Entonces, ¿dónde están las obras involucradas? No hay obras involucradas. Es por eso que la fe no es por obras. Solo tienes que creer y confiar en Su justicia, que Él te va a dar libremente, a todos los que la pidan y la quieran. ¿Quieres ser salvo esta noche? ¿Quieres estar bien con Dios? ¿Te quieres deshacer de esta calificación? Vas a tener que confiar que la calificación de Alguien más va a ser puesta sobre la tuya. Y esa calificación en el Día del Juicio va a ser contada por ti. Tienes que creer. ¿Qué pasa si este clip se cae? Bueno, si eres del Señor, Él te engrapa con el clip. Pero tú tienes el clip. Tienes que mantener ese clip puesto porque perseveramos por fe, pero sí que perseveramos. Pero eres guardado por el poder de Dios como lo dice en 2 de Pedro, porque estás engrapado. Pero esto se tiene que quedar aquí. Solo estoy utilizando esto como una ilustración de cómo la justicia de Cristo lo es todo para ti. Esto te da la habilidad de responder a las preguntas más básicas. La mayoría de los cristianos no pueden responder esta pregunta. No lo entiendo. Si murieras hoy, y estuvieras frente a Dios, y te preguntara: “¿Por qué te debería dejar entrar?” ¿Qué le dirías? ¿Sabes lo que la mayoría de las personas harían? Me hablarían de esto. ¿En serio? ¿Me vas a hablar de esto? “Bueno, pues, yo voy a la iglesia”. A ver. ¿Qué número es eso? ¿Qué número te das por ir a la iglesia? “Bueno, no maltrato a mi esposa como mi vecino lo hace”. Eso vale un par de puntos. ¿En serio? “Bueno, no veo pornografía – bueno, no tanto – No veo tanta pornografía por Internet”. ¿Dónde está eso aquí? Ya ves, ¿por qué me muestras esto? Hay que estar hablando de esto. La razón por la que creo que voy a ir al cielo es por lo que Cristo ha hecho. Él ha quitado mis pecados. Él ha quitado mis pecados. ¿Te das cuenta? Si es así, están cubiertos. Y Él me ha dado Su justicia. Entonces yo diría que voy al cielo porque soy tan santo como Dios. Ahora, ¿es esto tan santo como Dios? ¿10 en todo? ¿O no? Lo es. Pero no es mi justicia. Es la justicia de Alguien más. ¿Me vas a decir que eres tan santo como Dios? Claro que lo soy. En la justicia de otro Hombre. Ya ves, debes de ser capaz de articular eso. Si te despierto a las 2 de la mañana y digo: “ponte de pie al lado de tu cama y dime por que deberías ir al cielo,” deberías de poder articular eso. Porque ese es el Evangelio en la forma más básica. La imputación. La justicia de alguien más por la tuya. Eso es misericordia. Este extracto fue tomado de la 1 Sesión del Retiro de Varones 2019 en el cual Mark LaCour hizo una serie en Romanos 12.