Cómo definir “Fe”

Tema: ,
Categoría: Sermones Completos, Video

Hoy, sólo quiero leerles dos versículos, de Hebreos 11. En mi opinión … éstos son los versículos más teológicos de este capítulo. Por teológico, simplemente me refiero a que, en esencia, son más doctrinales que históricos. Eso es todo lo que quiero decir con eso. No significa que no se pueda encontrar a Dios en el resto de este capítulo. Pero están estos dos versículos aquí que se desprenden/apartan de las realidades históricas y que, de alguna manera, buscarían definirnos la fe. No estoy diciendo que definen perfectamente la idea, sino más bien que nos muestran algo acerca de la naturaleza de la fe. Estoy hablando de los versículos 1 y 6.

De modo que vamos a leer estos dos versículos. “Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” [Hebreos 11:1] Versículo 6, al medio del versículo. Vamos a llegar a la idea de que a Dios le agrada, pero ahora quiero que se concentren en la mitad del versículo seis: “[es necesario que]… el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que es remunerador de los que le buscan.” El título de mi sermón es: “Cómo Definir ‘Fe’”. Si hay algo que es fundamental para el cristianismo, es esto. Es la fe. Quiero decir, piensen en algunos de los más frecuentemente repetidos, conocidos, de los más familiares pasajes bíblicos entre los cristianos. ¿Cuáles son? ¿Cuáles son algunos de ellos? Si no usan la palabra “fe”, usan la palabra confianza, o creer, o creyó/creyeron. Juan 3:16 [“… para que todo aquel que en Él cree no se pierda, …” Tienen/Están: El evangelio “…es el poder de Dios para la salvación”, ¿para quién? Para los que creen [Ro 1:16]. “[Porque] por fe andamos, no por vista;” [2 Co 5:7] O, ¿qué de los tan a menudo citados versículos de Efesios 2? ¿Qué dicen? “[Porque] por gracia habéis sido salvados por medio de la fe,” [2:8] Y una y otra vez: “Pelea la buena batalla de la fe;” [1 Ti 6:12] “[Mas] el justo por la fe vivirá.” [Ro 1:17; Gal 3:11; He 10:38; Hab 2:4] La fe, por sí misma, “… la fe sin obras es muerta”. [Stg 2:20, versión RV] Tenemos esta realidad. Romanos 5:1, “…, habiendo sido justificados por la fe,” [5b)]”…; examináos a vosotros mismos”, ¿verdad?. ¿Qué dice ahí? [5a)]”Poneos a prueba … para ver si estáis en la fe;” “[Así que] la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo.” [Ro 10:17]

Tenemos estas realidades. Miren ahí a los últimos dos versículos del capítulo 10. Si hay algo para convencernos de que el tópico de la fe es importante, miren, esto es a lo que el escritor de Hebreos ha estado refiriéndose a través del libro entero: fe, fe, fe. Perseverancia, confianza, seguridad/certeza. ¡No renuncien a ella! ¡Fe! Nos ha estado contando acerca del sacerdocio de Cristo, y el sacrificio de Cristo, y la superioridad de Cristo, y la majestad de Cristo. Porque él quiere que nos aferremos a ella, que no la dejemos ir, que no nos alejemos de ella por nada en absoluto, ¿por qué? Porque la vida depende de ello. Pueden ver eso en los dos últimos versículos. Fíjense en Hebreos 10:38, “[Mas] el justo vivirá por la fe;” Ése ha sido el caso, siempre/Siempre ha sido así. Abraham le creyó a Dios “y le fue contado por justicia” [Ro 4:3; Gál 3:6; Stg 2:23]. Esto no es una primicia del Nuevo Testamento, David lo dijo también. Y, de hecho, el autor de Hebreos nos va a relatar todo hacia atrás, hasta el primer santo que fue a la gloria, ¿que fue quién? Abel, y fue por fe. Por fe. Siempre ha sido por fe. “[Mas] el justo vivirá por la fe;”. Esto es de Habacuc. [2:4] Siempre ha sido así. Incluso cuando se dieron las leyes. Incluso cuando fue dada la ley de Moisés. Incluso cuando se dieron los diez mandamientos. Nunca deben errar en esto. No fueron dados para llevar a los hombres al cielo por una vía diferente. Jamás. La promesa … es para aquellos … que creen en Jesucristo. La ley dice: “Hazlo y vive.” Si no se hace todo lo que está escrito en el libro de la ley, para hacerlo, se está bajo maldición [Dt 27:26; Gál 3:10; 5:4] Siempre ha sido la manera/forma.

“[Mas] mi justo vivirá por la fe; y si retrocede, mi alma no se complacerá en él.” [He 10:38] Sin fe, es imposible agradarlo a Él. [He 11:6] “Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición,” [He 10:39]. ¿Ven?, vuelves atrás en incredulidad: destrucción. Abandónenla. Si uno está en incredulidad no puede esconderse. La destrucción es segura /De seguro serás destruido. Lo que dice unos pocos versículos atrás en el capítulo 10, “Porque si continuamos pecando” -atrás en el 10:26- “Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, …”, ¿Recibes conocimiento de la verdad … ¿lo tratas con desdén … ¿desprecias al Hijo de Dios … ¿regresas a tu pecado, vuelves atrás deliberadamente en ese camino? Vas a ser destruido. No te irá bien, no hay refugio/amparo. Escuchas acerca de Cristo, vuelves la espalda, se acabó. No se retraigan /No retrocedan, eso es lo que está diciendo. “… sino de los que tienen fe para la preservación del alma” [He 10:39b)]. Existe la fe que preserva el alma. Podría haber llamado mi mensaje así: “La Fe que Preserva el Alma”. Hay una fe que preserva el alma. Hay un camino a la destrucción. Hay un camino para la preservación del alma. Él nos está hablando de esto. Depende de la fe. Es un asunto de vida o muerte. Esto es algo serio. Quiero decir: si hay algo que es básico y esencial al cristianismo, y para el bienestar de ustedes y el mío, es la Fe. Quiero decir, ¿están de acuerdo? Si hay una diferencia entre auto preservación -la preservación de mi alma- y destrucción, eso tiene que ver con mi bienestar. Esto repercute/incide en mí.

Nadie aquí quiere decir: “Bueno, esto es completamente irrelevante. ¿Sabes? Me habría gustado que hoy hubieras predicado un mensaje que tuviera relevancia en mi vida.” Si crees que ser destruido o ser preservado no tiene relevancia en tu vida, entonces no hay nada que la tenga. Estos son los asuntos más importantes con los que tú y yo tenemos que lidiar. La carta a los romanos dice: “; … y todo lo que no procede de fe, es pecado”. [Ro 14:23b)] Y justo aquí, el escritor de Hebreos dice que: “sin fe es imposible agradar a Dios;” [11:6] Algo como dos formas diferentes de decir lo mismo. Pero, lo que sea que pueda o no ser verdad sobre nosotros, es la fe que Dios busca [no cualquier otra]. Y si Él no la encuentra, es pecado. Si no la encuentra, Él no está contento. ¿Saben qué? La realidad es: (es) mejor que comprendamos cuál es esta fe.

Necesitamos comprender cuál es la naturaleza de esta fe, porque hay por ahí una fe que no salva; hay por ahí una fe que es una falsificación. ¿Cuál es la verdadera fe salvadora? ¿Qué la distingue de ésa que no es verdadera, sino una falsificación? Les quiero mostrar algo. ¿Ven ahí en Hebreos 10:38 donde dice: “[Mas] mi justo vivirá por la fe”? ¿Ven la palabra fe? Empezando justo ahí, y por 44 versículos, este autor no quiere alejarse de la fe. En 44 versículos menciona “fe” 30 veces. No hay mayor concentración de “fe” en ninguna otra parte en sus Biblias. Esta es una porción única de la Escritura. Si hay algún lugar donde quieren ir, si intentan descubrir lo que es la fe, es éste /es aquí. Este es un lugar en la Sagrada Escritura donde Dios intenta que nosotros realmente logremos entender su significado.

Miren, recuerdo que como cristiano nuevo, estudiaba acerca de esto. Siendo un cristiano inexperto llegué a las doctrinas de la gracia -a la teología reformada- y compraba todos los volúmenes de los Puritanos, tenía los libros de los eruditos en mi repisa. Y estaba intentando descubrir lo que era la fe. Intentaba comprender lo que era la fe a través de los eruditos, a través de los teólogos. Y si ustedes saben cómo /cuánto les gusta a ellos dividir/separar la fe en estas pequeñas partes; eso como “Fiducia” y “Assensus” y “Nova Scotia” -no es eso- “novitia” algo. ¿Cómo es? En fin … Estoy examinando eso y tratando de comprenderlo todo, estudiando detenidamente esos libros. Y había una razón, ¡había una razón! Yo quería saber de qué se trataba todo esto. ¿Saben lo que me pasó? Fui salvado y la primera cosa que pensé fue: “¡Ooh!” ¡Nunca antes vi esto! He estado deambulando/andando a ciegas. Vi esto y pensé que todo el mundo iba a querer saberlo. Salí y quedé absolutamente asombrado de que todos a quienes les hablaba de eso no lo querían. Y mis ojos fueron abiertos a esto. ¡Es lo más grande de todo, éste es el tesoro más grande! ¡Cristo es más grande que cualquier cosa!

¿Y saben?, lo que no podía entender era que cuando estaba perdido en mi pecado, disfruté de la vida. Pero entonces vi que había algo mejor, y estaba dejando todo eso atrás, porque lo deseaba a Él. Y lo que no podía entender -quiero decir, era tan extraño para mí- (era que) empecé a encontrarme con gente que decía: “Bueno, yo soy cristiano(a)”. Pero yo los miraba y su fe no los afectaba de la manera en que esta cosa nueva que yo había encontrado/descubierto, me afectaba a mí. Y observaba eso y trataba de descubrir: “¿Qué es lo que pasa aquí?” Quiero decir, ¡Cristo era real para mí! ¡Mucho más allá que cualquier cosa que jamás hubiera imaginado o pensado que era posible! Quiero decir, ¡lo que estaba viendo de Cristo … me cautivaba, cambió mi vida! ¡Todo acerca de la forma en que vivía fue afectado por lo que vi! Pero de pronto soy confrontado por miembros de mi familia, por amigos, por compañeros de trabajo. Y los miro, y ellos dicen que son cristianos, dicen que tienen fe; pero entonces miro a sus vidas y no les está afectando ni por asomo como me está afectando a mí. Y sospeché: ‘Aquí hay algo que no está bien, hay algo terriblemente equivocado aquí.’

Pero, ¿saben?, el problema era … bueno, es algo como esto, como que puedo mirarlos y decirles: ‘Pero, ustedes no tienen fe.’ Y ellos respondían: ‘Sí que tengo. Creo en Dios, Creo en Jesucristo. Creo que Él murió en la cruz por los pecadores.’ Y entonces intentas examinar la definición de “fe” y descubrir: ‘¿Dónde, cuál es la diferencia? ¿Qué está mal en esto? Quiero decir, ¿por qué, qué es lo que ellos tienen -o no tienen- que es diferente de lo que yo tengo? Y era confrontado con esto por todos lados. Quiero decir, la fe de estas personas parecía extrañamente diferente. Bueno, había algunos de los que estaba conociendo, que parecían tener el mismo efecto. Parecían estar igualmente entusiasmados con Cristo. Pero había otras personas, que sencillamente no parecían estarlo. Así que yo estaba buscando la manera de explicar estas diferencias. ¿Qué tenía de diferente mi fe con respecto a la que otros tenían? ¿Cómo podía definirlo? Era confuso para mí al comienzo.

Iba a la Escritura. ¿Saben que veía? Veía lo que muchos de ustedes han visto. Veía a Cristo haciendo milagros, y la gente creía. Escuchamos acerca de eso en la Escuela Dominical. ¡La gente creía! Los discípulos estaban ahí. ¿Pero sabes qué? Continúas leyendo en Juan 6 y de pronto, todos se habían ido excepto 12. Estaban ahí, creyeron, pero cuando se puso difícil se fueron. Y luego leo en otra parte, donde tenemos a estas personas que creyeron en Cristo, pero por temor a los judíos, y porque buscaban la gloria del hombre -no la gloria de Dios- no lo profesaban abiertamente. ¿Cuál es el problema ahí? Y luego está Santiago: “los demonios creen.” [Stg 2:19] ¿Saben?, empecé a examinar esta cosa, y Pablo habla acerca de gente que puede naufragar en la fe, [1 Ti 1:19] y Jesús en sus parábolas está hablando acerca de algunos que creen, pero es transitorio, y entonces vienen las pruebas … ¡sale el sol!, y ellas se marchitan [parábola del sembrador]. y entonces, ¿saben qué? me dí cuenta de que lo que estoy presenciando, lo presenciaron Jesús y Sus seguidores 2.000 años atrás.

Pero eso todavía no me ayudaba a definir exactamente “Bueno, ¿qué anda mal /qué pasa aquí?” ¿Dónde está la diferencia? ¿Cómo puedo explicar esto? ¿Cómo puedo definirlo? ¿Saben? en un lugar, Jesús -¿se acuerdan?- le dijo a un hombre: “No estás lejos del reino[de Dios]” [Marcos 12:34] ¿Se acuerdan de eso? ¿Creía él en Jesús? ¿Creía en Dios? Quiero decir, en la existencia de Ellos. Él [Jesús] está diciendo: “No estás lejos del reino.” Lo que estoy considerando es: Bien, si tuviera que explicar esto y dar una definición de lo que ese hombre tenía, y él se está aproximando, no está lejos del reino; Jesús ha identificado el reino como algo donde se tiene que entrar. Bien, tienes a alguien y está aquí, está cerca -no está allá lejos- está cerca. Ciertamente cree hartas verdades, cree un montón de cosas buenas, cree que hay un Dios que existe. Cree todas estas cosas. ¿Qué es lo que cambia con respecto a su fe en el momento en que es salvo? ¿Qué es? ¿Cómo explico eso? Eso es lo que estoy buscando.

Bueno, yo creo que si alguna vez hubo un intento en las Escrituras de dar una definición de Fe -o, al menos, de ayudarnos con la naturaleza de la fe- se puede encontrar en los versículos uno y seis de Hebreos 10. Hay cuatro verdades en estos dos versículos que yo creo que si las tomamos y tratamos de entretejerlas nos puede ayudar, por lo menos, a obtener algún tipo de definición verbal. Presten atención: Lo primero que quiero que hagan es mirar al versículo seis “…; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe,” Eso es lo que dice La Biblia de las Américas. Todas las otras traducciones -bueno, no todas- pero hay algunas otras que siguen a LBLA ahí. Es la palabra “existe”. Y un montón de traducciones la tienen. [NBLH, RVC, NVI, NVI (Castilian), DHH, NTV, TLA] Se debe creer que Dios existe. ¿Recuerdan cómo se nombró Dios a Sí mismo en la zarza ardiente? ¿Cómo se llamó a Sí mismo? YO SOY/[EXISTO] Esa es la idea. Dios es el Único que ha existido siempre y por Sí mismo. Él es el YO SOY. Se debe creer que Dios es/existe.

Y esto no es sólo -escuchen- esto no es simplemente decir que uno cree que hay un ser supremo. Yo estaba en un avión volviendo desde India; le pregunté a una mujer: “Es usted hindú?”. Ella dijo: “Sí, soy hindú, pero creo que hay un solo Dios”. Como si eso estuviera bien. A ella le pareció bien mientras estuvimos de acuerdo en eso. Tan pronto introduje a Cristo como el Único Camino, fue evidente que ella se molestó mucho. Bueno, se molestó algo/un poco. Fue obvio que ella no quería hablar más. Miren, esto no se trata simplemente de creer que hay un ser supremo. Esto es acerca de creer que Él existe. Se debe creer que Él es lo que Él es. Se debe creer que Él es de la manera que Él se revela a Sí mismo. Ésa es la realidad aquí.

Si usted dice que cree en Alá, o usted cree que hay un Dios y que Dios es Alá, eso no es lo mismo que creer que Dios es [quien Él dice que es]. Porque usted no está realmente creyendo que Dios Es; usted está creyendo que Alá es. Y si usted dice: “Bueno, lo que yo creo es que Dios es, y que Dios es Alá”, usted está pasando por alto el hecho de que eso no es cómo Dios es, porque Dios no es Alá. Quiero decir -miren- la realidad es que hay una manera en que Dios es, hay una forma en que Dios existe, hay una manera en que Dios se revela a Sí mismo. Y sabemos, escuchen -esos judíos- Pablo les está escribiendo a los romanos; él dijo que esos judíos tenían celo por Dios, pero eran ignorantes. Ellos no supieron y les costó la vida. Brandon hizo mención a esta realidad en la Escuela Dominical: (si) ¡se niega al verdadero Cristo, se niega a Cristo! ¡Hay falsos cristos. Hay falsos dioses! Tienes que creer en Él como Él es, de la manera en que Él se revela a Sí mismo. Y la manera en que Él se revela a Sí mismo es a través de Su Hijo. De hecho, tanto es así que el Hijo dijo: ‘(Si) ustedes me rechazan a Mí, lo rechazan a Él.’ [Jn 5:37; 8:15-19; 12:45; 48-50] Esto no se trata de sólo de creer que hay un Dios, No se trata sólo de ser monoteísta. Los judíos eran eso y se fueron al infierno. Los demonios creen eso. No los ayuda.

De modo que, ¿saben lo que vamos a hacer en las próximas semanas? Vamos a estar viendo la naturaleza de Dios. No hoy día. Pero vamos a estar mirando a eso, porque yo reconozco/considero esto: Si queremos una fe fervorosa aquí, tenemos que conocer a nuestro Dios. Esa es la realidad. Les diré esto: La fe recibe su propia sustancia del carácter de Dios. Uno nunca desearía estar equivocado en eso. La fe no está basada en el carácter de ustedes; está basada en el carácter de Dios. Es … ojos no centrados en mí y mi creencia. La fe dirige la mirada a quién es Dios. Tenemos que tener una visión de Dios. Si queremos tener una gran fe, tenemos que conocer a nuestro Dios. Así que ahí es donde quiero ir -antes de que siquiera nos introduzcamos en todos estos relatos históricos- quiero que miremos a algunos de los atributos de Dios, quiero que lleguemos a conocer a nuestro Dios. Cómo se revela Dios a Sí mismo. Porque la fe está cimentada/edificada sobre esto. La Fe tiene su sustancia, la fe salvadora recibe su naturaleza de quién es Dios. Su sustancia deriva de Dios.

Así que, miren al versículo 1. Esto es lo primero que se obtiene de estos dos versículos: La fe obtiene su naturaleza de quién es Dios. Eso es clave. Tozer dijo -en su libro acerca de los atributos de Dios, “El conocimiento del Dios Santo”- él dijo que lo más importante acerca de uno es cómo concibe a Dios. Y ustedes lo saben tan bien como yo. Allá afuera, donde la fe no es fuerte; allá afuera, donde el evangelio no se predica completa y poderosamente; allá afuera, donde hay herejía y religión falsa, ¿cuál es el problema? Es siempre, que no tienen un entendimiento correcto de Dios y de cómo Él se revela a Sí mismo en Jesucristo. Es, como dijo Brandon: ‘La persona y obra de Jesucristo’. Y Jesús mismo dijo: ‘Ustedes entendieron mal a Mi Padre si me han malentendido a Mí’. “Él es el resplandor” de la gloria de Dios. Él es “la expresión exacta de su naturaleza”. [He 1:3] No se equivoquen con respecto al Hijo. ¿Dónde se ha revelado Dios a Sí mismo? En la naturaleza, la Palabra, y MÁS CLARAMENTE en Su Hijo; lo que es revelado previamente en la Palabra.

Ahora, la segunda cosa. Fíjense en el versículo 1: “… la fe es …” -salten a la segunda cosa que dice- “la convicción de lo que no se ve.” Ahora, la palabra convicción … tiene un abanico de significados aquí; quiero decir, aquí podrían usarse diferentes palabras: evidencia, prueba, argumento. La idea es que la fe es un argumento, es una prueba. ¡Eso está hablando de la mente! La fe apela a la mente, da prueba a la mente. Hay algo real en esto/Esto es real. Pero noten lo que nos da: una convicción o evidencia de cosas que no se ven. Lo que va mano a mano con lo primero, ¿verdad? Dios es/existe, pero es un Dios que no se ve. Cristo es ahora un Cristo que no se ve. Lo amamos, aunque no lo hemos visto, dice Pedro [1 Pe 1:8]. Él no se ve. El Reino no se ve. Estos patriarcas a los que vamos a estar mirando … ¡había una ciudad, había un país, pero era invisible! (la fe) Nos une a lo que es invisible. Todos los que tienen un globo ocular humano pueden ver lo que es visible, si éste está funcionando correctamente. Pero sólo la fe crea un vínculo con lo que no se ve. ¿Y ustedes ven ese versículo 3, verdad? “Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.”

¿Saben qué? La fe es, literalmente/realmente, como un sexto sentido. Con su globo ocular, ustedes pueden ver un hermoso paisaje montañoso; con nuestros oídos, oímos; con mis dedos puedo tocar, puedo sentir la fibra -(es) madera artificial, probablemente- pero puedo sentir; de hecho, hay una protuberancia ahí. Tenemos un órgano, o un miembro, que es capaz de esto. Puedo oler una rosa, ¿y saben lo que es …? ¿Saben?, si alguien dice: ¿Cómo sabes que esa porción de la habitación es amarilla?” Puedo decir: “Porque mis ojos lo han visto. Han captado un estímulo luminoso y han enviado una señal a mi cerebro” De igual manera, la fe es un órgano, y es real. Dios se la da a la gente, y súbitamente -al igual que algunas de estas personas que Jesús sanó de ceguera, que de repente tienen una habilidad que antes no tenían- pueden ver lo que no podían ver antes. Sus ojos han sido abiertos. Quiero decir, de la misma forma que un ojo puede contemplar la puesta de sol, la fe es ese sentido que tiene la capacidad de ver a través del velo, y de percibir lo que es invisible, de forma tal que realmente trae evidencia, y prueba y convicción a nuestras mentes.

En Efesios 2 se nos dice de la fe -si se están preguntando: “Bueno, cómo funciona todo esto?- En Efesios 2 [v.8] se nos dice que la fe es un regalo de Dios, ¿verdad? ¡Dios da la fe!, ¿se acuerdan de lo que Jesús le dijo a Pedro? “¿Quién dicen ustedes que soy?” ¿Qué dijo Pedro? “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” ¿Qué le dijo Jesús a Pedro? “esto no te lo reveló carne ni sangre,” [Mt 16:15-17] ‘Tú, Pedro’, ¿saben lo que Él está diciendo? ‘Tú has tenido una revelación de Mi Padre.’ Lo que significa: ‘Dios te ha dado una percepción -un sentido, para ver y entender- que no tendrías si Dios no te la hubiera dado’. Y miren, Dios nos dio la capacidad de sentir; Él nos dio la capacidad para ver, para oír, para oler. Y de la misma forma, Él les da a algunos la capacidad para escudriñar a través del velo dentro de lo que no se ve. Es dado por Dios. Así es como sucede. ¡Dios irrumpe en nuestra oscuridad!, y derrama/da una revelación de Sí mismo. ¿Y saben qué? Negar que es así … viene/aparece un ateo, viene/aparece un escéptico y dice: “¿Sabes?, yo no creo eso” Eso es tan tonto/fatuo como un ciego diciendo que una puesta de sol, que se puede ver, no existe. Y sólo quiero decirles a algunos de ustedes que el hecho es que, si no ven estas cosas -si no ven a través de él (del velo) hacia el otro lado- eso no significa que no está ahí. Eso es como decir que el cielo no existe, si/porque uno no lo puede ver; o que los pájaros no cantan, si uno no lo oye; (si) uno tiene un problema con el oído. Está ahí. Escuchen, sé que algunos de ustedes aquí no han visto nunca la belleza/preciosidad de Cristo, la Cruz, el poder de Dios demostrado en este evangelio en la forma en que algunos otros aquí lo han visto. Pero no salgan por esa puerta para volver a su pecado sólo porque no lo han visto. La realidad es que está ahí. Y si ustedes buscan al Señor mientras Él pueda pueda ser hallado, Él les promete que descorrerá este velo para ustedes también. ¡Imploren a Él! ¡Él está ahí! [Isaías 55:6-7; Jer 33:3] Sólo porque no lo perciben -o no lo ven todavía- no desechen esto, ¡es de vida o muerte! ¡Recuerden eso! ¡Vida o muerte! Escuchen, ¡uno no va al cielo sin fe! Uno es destruido si no la tiene. Ésa es la realidad.

¿Y saben?, somos como Pedro. Alguien puede venir hacia nosotros y puede decir: “Dios no existe”. Pueden mirarnos y decir: “Dame pruebas” Bueno, ¡Dios nos ha dado la prueba! Miren, ¡hay un Dios que realmente irrumpe en la oscuridad de las vidas de la gente y les da el entendimiento/conocimiento de que Cristo es el Hijo de Dios! ¡Él hace eso! ¡Él abre nuestros ojos a la realidad de que hay cosas allá afuera! ¡Es real! Y cuando nos sucede eso, y entonces vamos a la Escritura, y vemos que eso es exactamente lo que la Escritura dice que Dios hace … Porque alguien viene y nos dice: ‘Eso no es verdad. Ustedes hacen estos actos de fe ciega como cristianos.’ ¡No es ciega!. ¡Hay evidencia! ¡Eso es lo que se ha estado diciendo aquí! La fe verdadera tiene evidencia concluyente. Al igual que cuando mi ojo ha visto algo, mi fe ha visto algo. Y ustedes lo han visto tan claramente -no tan claramente como lo veremos- pero lo han visto con suficiente claridad como para vender todo lo demás para tenerlo. Y la razón por la que algunos de ustedes no lo han dejado todo por Cristo, es porque no lo han visto. Tienen una idea de que hay un Dios. Tienen una idea de que hay un Cristo. Ustedes no niegan eso. Pero no han visto estas cosas.

Veamos la tercera cosa. Otra vez, versículo uno: “…, la fe es la certeza de lo que se espera,”. Ahora, lo que es interesante acerca de esto es la segunda cosa aquí, y lo que se dice como la primera cosa en Hebreos 11:6 -que señalé- es esto. Lo primero que hay que hacer con esto es: Hay un Dios, y tenemos esta convicción acerca de lo que no se ve. Hay una forma en que Dios es AHORA. Hay un invisible, AHORA. Hay una patria que está ahí ahora; nosotros no la vemos. Hay un Reino que está ahí ahora; no lo vemos. Hay un Dios que está ahí ahora; no lo vemos. Hay un Cristo que está ahí; no lo vemos. Pero luego, la primera parte aquí tiene que ver con nuestra esperanza. ¿Y la esperanza tiene que ver con qué? El futuro. Esperanza es futuro. Y si regresan al versículo seis, encontrarán que la segunda cosa que dice ahí es: Dios “es remunerador de los que le buscan”; y ¿saben? -la recompensa de la que ha estado hablando está atrás en Hebreos capítulo 10- y si miran ahí, verán que ahí está la recompensa, al final del versículo 35: “Por tanto no desechéis vuestra confianza, la cual tiene gran recompensa. Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” ¿Cómo nos recompensa Dios? ¡Nos recompensa con las cosas que promete! ¿Cuáles son las promesas? LAS INSONDABLES RIQUEZAS DE CRISTO [Ef 3:8]. ¡Tenemos una herencia! ¡Nosotros tenemos a Dios mismo. Dios es nuestro Dios. Cristo va a tomarnos como Su esposa. Lo tendremos a Él. Tendremos justicia. Estaremos sin pecado. Estaremos en el Paraíso! Quiero decir, esto es lo que está prometido.

De modo que si uno separa estas cuatro cosas, tiene esto: Hay esta sustancia, hay esta seguridad/certeza. No sólo de que soy capaz de ver a través del velo y ver lo que hay ahí ahora; soy capaz de echar mano de las promesas de Dios para el futuro, y ver que son reales, y confiar en Él. Veo Quién es Él. Veo que Él es fiel. Y veo Su Palabra y deposito mi alma, mi vida, mi todo, en esta realidad de que Él va a recompensarme. Él va a hacer lo que ha prometido. Él va a cumplir estas cosas. Si tomamos estas cosas y las combinamos todas juntas y elaboramos una definición, podría ser como ésta -obviamente podría haber otras maneras- “Fe es la certeza firme y la convicción de que el Dios invisible es quien Él dice que es y hará lo que Él ha prometido hacer.” Esa es mi definición, basada en estos cuatro versículos. “Fe es la certeza firme y la convicción” -ustedes ven esas dos palabras en el versículo 1- “de que el Dios invisible es quien Él dice que es” -invisible es del versículo uno- Dios dice que Dios Es quien Él dice que es. “Dios Es”-eso viene del versículo seis- “y hará lo que Él ha prometido hacer”: Él dará la recompensa que ha prometido dar -eso viene de la esperanza del versículo uno- y “remunerador”, del versículo seis.

Pero la cuestión es ésta. Esto es lo que encuentro interesante. Después de todo eso, lo que encuentro interesante es que si el Señor está intentando darnos alguna definición aquí, Sus palabras, en el mejor de los casos, son sumamente breves. El versículo uno es corto. La parte del versículo seis es corta. ¿Saben que durante estos 44 versículos que Él ha estado hablando acerca de la Fe … ¿saben lo que hace la mayor parte del tiempo? Es como si el Señor nos tomara de la mano y dijera – y esto es a través de toda la Biblia- “No estoy tan preocupado de que ustedes se queden atrapados en una definición de lo que es esto. Quiero mostrarles la fe en gente real …(fe) viva, ardiente … Quiero mostrarles lo que sucede en las vidas, las acciones, las aventuras de gente cuyos corazones alcanzo, y a quienes les doy esta fe. ¡Eso es lo que quiero! Quiero que vean cómo se vive /Quiero que vean cuál es su efecto”.

Y es de esa manera en casi toda la Escritura. Rara vez uno encuentra en la Escritura intentos de dar una definición de fe; más bien, repetidas veces, una y otra vez… Jesús no dijo: “Bueno muchachos, déjenme explicarles lo que es la fe”. Él miraba a alguien y decía: ‘¿Ven lo que acaba de hacer? ¿Escucharon a ese tipo? ¡Nunca he encontrado una fe tan grande, ni siquiera en Israel!’ ¿Ven? ¡Eso es lo que hace la Escritura! ¡Esto es lo que Dios está haciendo aquí! Él viene y dice: ‘Pueblo mío: ¡QUIERO MOSTRARLES ESTA NUBE DE TESTIGOS! ¡Quiero mostrarles lo que esta fe hace en la gente! ¡Quiero mostrarles!’

¿Saben lo que hace (la fe) cuando la gente súbitamente puede ver a través del velo? ¡Es justo lo que experimenté cuando fui salvado! ¡Él desea que lo veamos! ¡Cuando eres cautivado por una realidad como ésta!, ¡cuando puedes ver lo que no se ve!, ¡y puedes creer en las promesas y la recompensa de Dios! ¡Él dice que te libra de la preocupación por este mundo! ¿Es que no lees lo que dice? ¡Ellos tuvieron la oportunidad de volver atrás, pero no lo hicieron, porque deseaban una patria mejor! [11:15-16] Miren, ellos habían visto ‘esta’ patria con sus ojos; pero vieron ‘esa’ patria con el órgano de la fe que Dios les había dado. Y era más fuerte; y ellos sabían que era real. [He 11:13-14] Y Moisés, él dijo: ‘¡No me identificaré con Egipto y sus riquezas! ¡Quiero el oprobio de Cristo, porque esa recompensa es mejor!’ [He 11:24-26]; Y eso es lo que hace en la gente. ¿Saben? ¡Esto tiene todo que ver con lo que dijo en el capítulo 10! Él dijo: ‘No quisieron ser expuestos a la verdad y continuaron en su pecado.’ [10:26; 2 Pe 2:20] Más bien (quisieron) hacer lo que acostumbraban hacer. ¿Ven?, cuando estaban tan afligidos que dijeron: ‘¡No nos importa si nuestras cosas son saqueadas; nos vamos a identificar con el pueblo de Dios, porque Cristo es real y porque éstos son Sus pequeñitos! ¡Él es real, y todo lo que hagamos por ellos, lo hacemos por Él! Y lo amamos, ¡amamos al Cristo que no se ve y nos ha dejado absortos! Así que vamos a ir a la prisión y los vamos a visitar, incluso si los soldados vienen y hacen botín de todas nuestras cosas.’ [10:32-34]

Eso tiene todo que ver con lo que ha sido dicho aquí a través de todo el capítulo 11. ¿Por qué? Simplemente debido a esto: Cuando Moisés vuelve su espalda a las riquezas de Egipto, es lo mismo que ellos estaban haciendo en su vida anterior. Ellos volvieron su espalda a sus posesiones, ¿por qué? ¡Porque eran libres! Cuando te enamoras de Cristo; cuando las cosas de este mundo pierden todo su encanto. Cuando Cristo llega a ser precioso y a serlo todo y lo ves, y sabes que la salvación es real, y que el cielo está allá y en unos pocos días/poco tiempo más, a lo sumo, estaré en la costa de Canaán, [=Tierra prometida /Patria celestial] ¡y lo voy a contemplar a Él como Él es! Hermanos, cuando eso es real y quedas absorto, cambia tu vida. Y eso es lo que Él está haciendo aquí. Él está poniendo a estas personas ante nosotros, porque desea mostrarnos cómo es cuando la fe verdaderamente cautiva la vida de alguien. No se trata de que simplemente vengas y digas: “Bueno, yo creo en Jesús.” Si crees en Jesús, volverás tu espalda a las riquezas de este mundo. Eso es lo que él está mostrando. Cuando tú verdaderamente creas lo que es real/verdadero, e invisible y prometido para el futuro te cautivará. Miren, ¡es tan fantástico! ¡Es tan …! es tanto … es tan grande … que cuando miras el mundo a tu alrededor te ries. Estas personas fueron liberadas de la preocupación del placer … y de la seguridad. ¿Alguna vez leyeron que ellos fueron aserrados? [He 11:37] ¿Por qué? ¡Porque se identificaron con la verdad, con el Dios verdadero, con el pueblo de Dios! Y si haces eso hay un costo.

¿Pero saben lo que es grandioso? Es como si Pablo viniera y dijera: [2 Co 4:17; Ro 8:18] “aflicción leve y pasajera” versus [contra/a cambio de] eternal weight of glory. Let’s see… put them in the balances: “un eterno peso de gloria”. Veamos … pongámoslos en la balanza: Liviano. Pesado: ¡PUM! Cuando puedes mirar a través del velo, la balanza simplemente hace ¡BANG! Quiero decir, no es … [balancea las manos] La balanza sencillamente cae. ¡Se rompe! ¡Hay tanto peso en este lado, que simplemente aplasta todo [reduce a la nada todo]! ¡Ahora este lado se levanta en el aire, es liviano, no es nada, es trivial, es pasajero/transitorio! ¡La gente que verdaderamente puede ver a través (del velo), escapa de la preocupación por el sexo, las drogas, el dinero, la codicia y la fama en este mundo!

Hermanos y hermanas, Yo no quiero pastorear un pueblo … Les digo esto: quiero pastorear gente que esté dispuesta a que la despojen de todas sus cosas, para identificarse con gente que esté en prisión; quiero pastorear un pueblo que esté dispuesto a desviar la mirada de la seguridad y de la protección de este mundo para identificarse con el vilipendiado/despreciado pueblo de Cristo, y para abandonar/dejar las riquezas de Egipto. ¡Quiero personas así de cautivadas por esto! ¿No sienten que esta es exactamente la clase de gente que desea el autor de Hebreos? ¡Esto es lo que él quiere que llene las iglesias! ¡Es por esto que él ha puesto por escrito estas verdades! ¡Cristo, en Su majestad, capítulo 1. Cristo, en Su humanidad, capítulo 2! Y así continúa. El sacerdocio del rey Melquisedec. [He 5:6,10; 6:20; 7:1, 21; Gén 14:18] ¡Es aún mayor, es superior, es mejor! ¡Cristo es abundantemente mejor en cada punto! ¿Por qué, por qué, por qué?, ¡tanto de Cristo, tanto de Cristo! Porque él quiere que tengamos nuestros ojos puestos en Él y que veamos: ¡Esto es glorioso! ¡Vale completamente la pena tener esto, sacrificando todo lo demás. Estoy dispuesto a abandonarlo todo para tenerlo a Él. Esto es mejor! ¡Mis pecados son perdonados. Él está sentado en ese trono. Él ha hecho purificación por mis pecados! ¡Soy perfecto(a) delante de Él! ¡No hay ninguna demanda sobre mí! ¡No hay condenación para mí! ¡Soy un hombre libre! Y puedo vivir libre. Y el Espíritu de Dios está en mí. y Él vive conmigo, y Él habita en mí, y el Padre me ama. Y mis oraciones son escuchadas, y Él me lleva raudamente rumbo al cielo. Y Él está por nosotros, hermanos. La Escritura dice que Él no está contra nosotros, [Ro 8:31] si hemos confiado en Cristo!

¡Y las cosas que ustedes hacen aquí importan. Los siguen. Apocalipsis 14 dice que van con ustedes a la eternidad! [14:13] ¡”… hechura Suya … para (hacer) buenas obras…” [Ef 2:10] Ellas importan, nuestras vidas importan. ¡Justicia! ¡Él nos salvó para ofrecernos inmaculados, sin mancha ante Él como una esposa! ¡Pureza en esta vida! ¡Necesitamos gente cautivada por estas realidades, de manera que su vida cambie, mientras (que) algunos/otros andan/siguen entretenidos/[perdiendo el tiempo] con la excusa de la libertad que hay en Cristo, atrapados/enredados del todo en la sensualidad, en las cosas de este mundo, en películas, en basura! Escuchen, ¡esto no es acerca de si ustedes tienen libertades o no; esto es acerca de qué consume tu corazón!

¡Por eso es que Dios ahora nos ha tomado de la mano y va a lanzarnos dentro de este capítulo y a mostrarnos una persona tras otra, quienes con sus propias vidas….! Ellos son gente extraña; no hacen lo que todos los demás hacen. Me refiero a que la gente aquí en USA protege tanto sus cosas. Tienen que vivir en vecindarios cerrados [con cercas]; simplemente tienen que hacerlo. A una familia de nuestra iglesia la asaltaron después de una semana. Bienvenidos al lado este [de San Antonio, Texas], ¿verdad? Pero si quieres venir aquí porque deseas ser una luz en la oscuridad ésa es la clase de cosas que ocurren. ¿Qué piensan? ¿Piensan que podría costarles un poco más si fueran a la India o a alguna parte? ¿Si se cambiaran a Indonesia o fueran a Camboya? ¿O a Serbia, o Kosovo, o África? Necesitamos personas que pongan el mundo patas arriba. No es gente que esté coqueteando con cuán mundana puede ser. Es gente que puede ver detrás del velo, y que está fascinada y embelesada por esta belleza de Cristo que les ha sido revelada. De eso es lo que se trata todo esto. Ahí es donde nos dirigimos.

Es Dios diciendo a través de este libro, Él dice: ‘Quiero que ustedes vean gente que tuvo fe. Atrás, en el capítulo 6 y de nuevo en el 13 Él está diciendo: ¡Ejemplos! ¡Ejemplos! Aquí están estas personas que vivieron por fe. Quiero mostrarles las proezas de mi pueblo/gente; las aventuras de mi pueblo/gente. Quiero que ustedes lo vean. ¿Y saben cuál es la belleza del capítulo 11? Es ésta: es inspirado. Dice, creo que unos versículos más abajo, que todos murieron en fe. [11:13] ¿Saben qué? Puedo mirar alrededor mío aquí, y decir: Honestamente, no sé cuáles de ustedes son cristianos verdaderos y cuáles no. Quiero decir, cuando el último capítulo de la vida se cierre. No lo sé. ¿Pero saben qué podemos saber? Podemos saber que cada una de estas personas en el capítulo 11, eran (cristianos) auténticos/de verdad. Porque Dios mismo certifica [en la Biblia] que lo fueron y uno puede observarlos. ¿Saben?, lo que uno quiere hacer, es mirar a esta nube de testigos. Uno quiere rodearse de gente como esta. Uno quiere rodearse de estas personas (que están) en la Palabra/Biblia. Uno debería rodearse de gente como ésa en la vida real. Hay que rodearse de personas como ésas, acerca de quienes se han escrito biografías. ¿Por qué? Porque lo que hacen los compañeros de uno es contagioso. “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.” [1 Co 15:33] Recibí eso directamente de boca de alguien que es muy confiable. [Pablo, el apóstol] Hermanos y hermanas, Dios desea que tengamos héroes. Él quiere que tengamos personas a quienes mirar; Él quiere que veamos a personas que fueron grandes en la fe, y Él quiere que las imitemos. Sean imitadores. Síganlas. Éstas son personas reales.

Quiero decir, pregúntense a ustedes mismos. Yo no quiero pastorear a un montón de personas que están tratando de descubrir cómo ser más felices en este mundo. “Tu mejor vida ahora”. No quiero, no quiero pastorear esa iglesia. Quiero pastorear personas que estén dispuestas a abandonarlo todo. Quiero decir, se empieza a un nivel sencillo, muy práctico. Si usted verdaderamente reconoce quién es Dios, y cree lo que Él dice, y cree lo que Él promete; incluso cosas como limpiar después de un servicio/oficio. Esto es algo real. Recuerdo mis primeros días, mi amigo y yo pintando letreros en “Pilgrim’s Heritage” [Herencia del Peregrino] en Michigan. Recuerdo cuando llegué aquí y empecé a colaborar en plantación de iglesias; y de formar parte de un equipo de trabajo y ser el único en acudir; y de cortar el césped y simplemente reconocer: hay un Dios, hay un Cristo, hay salvación, todo es real. Estamos intentando propagar el evangelio aquí. ¿Y saben qué? Cortar el césped, de hecho. juega un papel importante en todo eso. Y sencillamente siendo fiel. Y seguir siendo fiel. Siendo fiel en lo que Dios te da por hacer, (y) no viendo cuánto puedes esquivar/eludir/evitar. Sino invirtiendo tu vida enteramente en Cristo. El tiempo es corto. 1 Corintios 7 [v.29 y 31] dice que “se acorta”. No queda mucho (tiempo).

Y lo que quiero hacer en los días y semanas y meses venideros, es que nos mantengamos cautivados por la realidad de esta fe, ¡la realidad de lo que estas personas vieron que era una realidad, que los llevó a hacer las cosas que hicieron! Y les diré que cuando somos impulsados por la fe, cuando somos impulsados por la realidad, estamos tomando a Dios y Su Palabra y estamos confiando en Sus promesas; estamos confiando en quién es Él. Él es galardonador; estamos poniendo nuestra confianza en Él; lo estamos viendo como la clase de Dios que Él es y a Cristo de la manera que Él es, y estamos dejando todo atrás por Él. Esto es lo que complace a Dios , y sin esto es imposible complacerlo. ¡Esta debe ser la motivación que impulse nuestras vidas! Que veamos y amemos lo que Dios es, lo que Su Hijo es, y lo deseemos. Que lo deseemos a Él y deseemos Su salvación. Ahí es donde vamos a dirigirnos en las próximas semanas.

Que Dios nos ayude, hermanos. Que Dios nos ayude. Padre, te pedimos que nos ayudes. Señor, oro para que nos des, Señor, no los más talentosos, no los más dotados. Señor, no queremos la mayor reputación. No necesitamos ser grandes. No necesitamos tener cosas lujosas ni grandes edificios, sino, Señor, danos personas con una fe anhelante, abrasadora, ardiente. Personas dispuestas a apegarse las realidades del Cristo viviente y no las dejen ir, aunque Tú los mates. 673 Aunque sean cortados por la mitad, (tengan que) vivir en cuevas, sean muertos a espada. Señor, ayúdanos a ser esta clase de personas que, sin duda, Tú vas a mostrarnos; porque Tú quieres que seamos como ellos. Ayúdanos, Señor, por la gracia de Dios, a que seamos como ellos. Amén.