Un Asombroso Acceso al Padre

Categoría: Sermones Completos

El Evangelio nos lleva a tener un acceso con Dios el Padre. Este acceso con Dios es la cumbre de todo. No se pone mejor que esto. No estamos hablando de algún acceso de riqueza terrenal, sino de un acceso a Dios. No estamos hablando de un acceso momentáneo que después te tienes que ir, sino al contrario es un acceso en el que nunca serás desinvitado.

Transcripción

Esta mañana, me gustaría que regresáramos a nuestra serie en marcha en el libro de Efesios. Así que si todos van a Efesios 2, vamos a retomar donde lo dejamos. El versículo con el que quiero tratar esta mañana es encontrado en Efesios 2, específicamente en el versículo 18. “Porque por medio de él…” Encontramos a quién le pertenece este pronombre atrás en el versículo 13. Es Cristo Jesús. “.... hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz.” (v.14) De todos modos, Él es el sujeto de todos estos pronombres en v. 14-17. Y de nuevo aquí en versículo 18, “Porque por medio de él…” A través de Cristo. “Los unos y los otros (judío y gentil)...” Los unos y los otros “tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. Ahora hermanos, aquí mismo en el v. 18 es como prender la radio. ¿Han escuchado a El Mesías de Handel? Es como poner una estación de radio clásica y la prendes y justo al final, “Por siempre, por siempre… Aleluya, aleluya, aleluya…” Y después hay una pausa, y después, “... ¡Aleluya!” Si has escuchado eso, prendes la radio, escuchas exactamente lo mismo que lo que escucharías si escucharas la canción completa, y aún así, no escuchas la misma cosa. Porque es diferente. Si no escuchaste la canción completa, y solamente la pones desde ahí, es como cantar “Maravilloso es el gran amor”. Llegas tarde a la iglesia, y atraviesas la puerta, y la gente dice: “Cristo las férreas cadenas destruyó. Quedé ya libre. Me levanté y empecé a seguirte a Ti”. Llegas justo en ese momento, puedes escuchar la gloria de los hermanos cantando, pero si llegas justo en ese momento, no es lo mismo que si cantaras la canción completa desde el principio. Eso es lo que más o menos tenemos aquí. Al entrar justo en este lugar en versículo 18, es como Pablo tiene toda esta sinfonía que está montando y está construyendo hasta este crescendo. Más o menos puedes verlo. Es como línea tras línea de esta música de la sinfonía de Pablo que ha estado saliendo. Y si brincamos directo al versículo 18, puedes escuchar lo que dice, pero hermanos, este es el gran punto al cual el evangelio nos dirige. Él ha estado apilando verdad sobre verdad. Piensa conmigo aquí, no quiero regresar al capítulo 1, pero solo piensa conmigo acerca del capítulo 2. Muertos en delitos y pecados, pero Dios, en riqueza de misericordia, en amor, ¿qué hace? Aún cuando estábamos muertos en nuestros delitos. Hermanos, la cosa que necesitamos reconocer acerca de esto, y escuchamos acerca del amor de Dios en la primera hora. Su amor, hermanos, ese amor que vino a nosotros cuando nosotros no lo amábamos a él. Dios amó primero. Rico en misericordia. Aún y cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, ¿Él qué hace? Nos hace estar vivos, aún y cuando estábamos muertos; aún y cuando éramos hijos de ira como el resto de la humanidad. Solo vivíamos vidas inmundas, aún y cuando es moral, aún y cuando es religioso, buscábamos suprimir el conocimiento, volteábamos nuestras espaldas de Él, estábamos felices de ir en nuestra propia dirección, y rico en misericordia, Él nos levanta. No lo merecíamos. Por gracia sois salvos, a través de la fe, y esto no de vosotros. Él hizo esto aparte de nosotros ¿Qué hace? No hace estar vivos. Nos levanta y Él nos sienta junto con Cristo. Y Él nos hace mano de obra para hacer buenas obras. Y después lo que hace es que toma esta condición de estar separados de Cristo y extranjeros a Israel, extraños a los pactos de Dios, sin Dios, sin esperanza, miserables… ¿Y qué hace? Nos levanta de ese pozo, Y nos acercamos por la sangre de Cristo. ¡Y Cristo derriba esas barreras! Y Él hace la paz. Y Él crea - hay una recreación. Un hombre nuevo en lugar de dos. Y hermanos, Él mata la hostilidad en la cruz. Nos reconcilia con Dios. Y ves, ahí es a donde hemos estado yendo. Él ha estado construyendo, construyendo, construyendo. Y después llegas al versículo 18, ¿y qué tenemos? Hermanos, tenemos acceso al Padre. Lo que necesitas reconocer es no hay nada más allá de esto. ¿Qué hay más allá de eso? El Evangelio nos lleva hasta tener acceso a la presencia de Dios. Ahí está. Nos paramos delante de Él. ¿A dóndé irás más lejos? ¿Irás más alto? ¿Mirarás sobre la cerca y dirás el pasto es más verde allá? Se pone mejor que esto en algún otro lugar. No, no dices eso. Esto es todo. El apóstol escaló alto y más alto y aquí está la cumbre de todo: Acceso a Dios. Amado pueblo de Dios, escuchen. Sabes que hubo un día en el que nuestro Señor estaba hablando a Sus discípulos. Y les dijo: “¡Salten de gozo!” “¡Brinquen de gozo!” “Porque vuestra recompensa en los cielos es grande.” Ves el pasaje paralelo en Mateo. Se nos es dicho: “Regocijaos y …” Nuestra ESV lo deja fuera. KJV lo tiene. “...alegraos en gran manera!” No es porque haya algún adjetivo ahí en el original. Se debe a que la palabra para alegrarse aquí ¡es una alegría que sobrepasa! Hermanos, ¡salten de alegría! Paren justo ahí. ¿Cuáles son los tipos de cosas que te han hecho brincar de gozo? Estamos hablando de ese nivel de gozo. Estamos hablando de ese tipo en el que no te puedes quedar en el suelo. ¡Donde necesitas brincar! ¡Tienes que brincar de arriba a abajo! Lo que necesitan reconocer es esto: Jesús puede ver lo que nosotros no podemos ver. Él puede mirar dónde nosotros no. ¿Sabes lo que Él hace? Él es Dios. Él ha estado ahí desde el principio. En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, Él es Dios. Y Él sabe. Él vino del paraíso. Él vino de los pasillos de gloria. Y Él es capaz de ver a trás del velo, y venir de vuelta a nosotros y decir, Oh, si pudieran ver lo que yo puedo ver, no serían capaces de permanecer en sus asientos. Esa es la realidad del cristianismo. Si verdaderamente supiéramos. Jesús está diciendo, yo sé lo que tú no sabes. Y basado en lo que yo sé, te digo, deberías estar brincando de gozo. Deberías estar lleno de gozo excesivo. Excesivo. ¡Deberías brincar! Cristiano, ¿tú te das cuenta de esto sobre ti mismo? ¿Te das cuenta de la más maravillosa magnífica, absolutamente indecible cosa que se puede tener en este mundo, que es convertirse en un cristiano? No es venir a una fortuna de una herencia. No es eso. Muy a menudo podemos juzgar la vida por el dinero. Me ha bendecido Dios con dinero o no. O me ha bendecido con algún tipo de victoria o no. O me ha bendecido con algún tipo de promoción o no. Hermanos, el ser un cristiano; ser un peregrino, un verdadero peregrino que va camino al cielo, eso es todo. No se pone mejor. No va más alto. Ser cristiano, ¡eso es todo! ¡Nada más grande! Esto es lo más privilegiado, más bendecido, ó una posición más excepcionalmente exaltada que cualquier hijo de hombre pueda tener. y yo te diré esto, tenemos la alfombra roja que ha sido tendida para nosotros. Viene directamente desde el trono de Dios. Y la tiende para nosotros y dice: “Cristiano, esa alfombra roja… que es roja en la sangre de Mi Hijo. Ahora, ven. Ven a mí. Tómame. Me doy a mismo a ti.” Hermanos, ¡lo hemos ganado! Hemos ganado la gran cosa de la vida. Hemos ganado el premio. ¿Has escuchado la versión NAS? “La cercanía de Dios es mi bien.” Hemos obtenido el bien. El bien y la misericordia nos seguirán todos los dias de nuestras vidas y hasta la historia. Y hermanos, regresa a esto: “Bienaventurados los de limpio corazón.” Y la cosa no es solo que veremos a Dios, es que ahora tenemos acceso a Dios. Y Él nos ofrece acercarnos confiadamente al trono de la gracia. Puedes venir. Puedes caminar directo a Mi presencia. Manifestaciones más y más grandes de gloria directo a la eternidad. Tengo acceso a Dios. Y la cosa es, que este texto no dice solo acceso a Dios, dice acceso al Padre. Hermanos, piensen en esto. Después de todas las cosas que he hecho, Dios ha respondido haciendo tales cosas para que yo entre a Su presencia y ser aceptado y amado y ser tratado absolutamente contrario a lo que mis pecados merecen. Yo tengo acceso a Dios y tú tienes acceso a Dios si somos creyentes en el Señor Jesucristo. Y el tener acceso a Él significa que lo tengo a Él. Tengo a Dios. Él se ha dado a Sí mismo a mí. La puerta está abierta. Escuchas al salmista, “Una cosa he demandado a Jehová” él dice: “ésta buscaré, que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová.” Y Dios dice al cristiano, “Tú tienes acceso.” “Ven, contempla.” “Ven, disfruta.” Y se nos es mandado en la Escritura: Acercaos a Dios. Ve. Ve. Ruby y yo recientemente nos quedamos en algo que llaman “piso” en Londres. Era de diez pisos, y subía así. Era loco. Solo escalones que subían hasta arriba. Nos quedamos en ese lugar. Estaba en uno de los lugares más adinerados de Londres. Charity y Evan tomaron un taxi a este lugar, y el conductor no podía creer que conocieran a alguien que vivía en ese lugar. Hermanos, por tres días y dos noches teníamos acceso a este hogar. Y lo mencioné este miércoles. Justo al lado de donde John Wesley fue convertido en Aldersgate Street. Teníamos asientos de primera fila a la iglesia donde Bunyan predicaba cuando estaba en Londres. Estábamos en medio del distrito de los negocios. Tuvimos acceso tres días y dos noches. ¿Se dan cuenta de lo que el Señor está diciendo? Ven a la casa del Señor, y tienes acceso aquí, justo delante de mí, delante de mi cara. Por siempre. No en un lugar caro en Londres, cerca de donde Wesley fue salvo y donde predicó Bunyan. Tienes acceso en lo más santo de santos. Justo donde Dios mora. Tienes acceso. Día o noche. Cuando las cosas están bien y mal. Cuando el sol resplandece y cuando está muy nublado. Él dice: “Mora justo delante de Mí.” Y no te tienes que irte después de tres días y dos noches. Mira, si nosotros ahora regresáramos allá y tocáramos la puerta, Sería como, ¿porqué están aquí? Ya no estás invitado. Y Dios dice: Sigue viniendo. Esto es tuyo. Mi Hijo compró este lugar para ti. Tienes acceso. Alguien preguntó ¿Qué es el cristianismo? ¿Qué es la iglesia? ¿De qué se trata? Oh, cuántos ven la iglesia como algo que tienen que hacer los domingos en la mañana, o lo que no deben de hacer dependiendo de cómo se sienten o de qué tan tarde se quedaron despiertos la noche anterior. Para algunos, es solamente una cosa automática. Solo lo hacen sin pensar. Es como un hábito. Vamos a la iglesia. Es domingo, claro. Eso es lo que hacemos. Ó es como un tipo de deber. Ó es un tipo de cosa social. Espero ver a mis amigos ahí. Ó estoy interesado en una chica, espero verla ahí. Qué contraste tan masivo a lo que Pablo dice aquí. Pablo describe toda esta cosa. ¿Qué es el cristianismo? ¿Qué es la iglesia? Hermanos, esta es la gran cosa. Esto es todo. El tener acceso a Dios. Personas que han sido redimidas. Personas cuyos pecados han sido lavados. Esta es la cosa genuina. Esto es de lo que se trata la iglesia. Es hombres siendo confrontados por Dios, Habiendo sido hechos justos con Dios, experimentando a Dios, disfrutando a Dios, conociendo a Dios. La presencia, el rostro… Teniendo acceso a Dios. Qué poco, ¡qué poco la gente piensa en esto! ¡Qué poco le importa esto a las personas! ¡Qué poco valora esto el hombre! El hombre pecador imagina a Dios ser absolutamente accesible. De hecho, los hombres pecadores ven a Dios como si estuviera apretando sus manos. “Oh, espero que ellos vengan a mí.” Hermanos, vayan en sus Biblias a Jeremías 30:21. Solo quiero que lean esto, y que lo vean con sus propios ojos, y que vaya a sus propias mentes. Jeremías 30:21 Hermanos, ¿se dan cuenta del privilegio que tenemos? La humanidad, en general, está perdida. “Pocos son los que la hallan.” Eso significa que la gran mayoría están en el camino ancho. ¿Y sabes qué significa estar en el camino ancho? ¿Sabes lo que significa ser parte de la mayoría de la humanidad? Significa que no tienen acceso. El camino está prohibido. No pueden venir a Dios. Y los hombres no lo saben. Miren en Jeremías 30:21. “¿Quién se atrevería a arriesgar su vida para llegarse a mí?” “¿Quién se atrevería…?” Oh, los hombres no piensan de esta manera. Qué suave, superficial vista tienen del Todopoderoso. “¿Quién se atrevería a arriesgar su vida para llegarse a mí? – declara el Señor.” ¿Ves lo que las Escrituras nos dice? Tus iniquidades han hecho una separación entre tú y Dios. Y son tus pecados los cuales han escondido su rostro de ti para no oírte. ¿Sabes lo que dicen las Escrituras? El Señor está lejos, lejos de los malvados. Muchos de ustedes saben este texto en Salmos 5, “Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad. El mal no mora contigo. Los que se ensalzan no estarán delante de tus ojos. Aborreces a todos los que hacen iniquidad.” Lo que necesitan reconocer es - que nosotros usualmente citamos que: “Dios odia a los hacedores de maldad.” Pero lo que tienes que reconocer es que está justo en el contexto, está justo en el versículo, está justo en el pensamiento del hecho de que el mal no puede morar con él. No es solo que Dios odia a los hacedores de maldad. Es por Su odio, que ellos no pueden acceder a Él. Sus pecados les han hecho una separación. El camino está prohibido. No hay acceso. Afuera las personas en las multitudes, imaginan que Dios está ahí; que Dios está sometido a la voluntad de ellos. No crean eso, hermanos. Y tratas de acceder a Él sin el Señor Jesucristo - si tú tratas de acceder a Él de cualquier otra forma que por la sangre, no tienes acceso. Los hombres piensan que lo tienen. Pero no. Y cuando hablan, Dios no escucha. No están en Su presencia. Oh, y yo sé que no puedes escapar de Su presencia en un sentido, pero ellos no tienen acceso en la manera en la que los hombre piensan que tendrían acceso. Hermanos, ahora regresen a Efesios. Regresen a Efesios 2:18 ¿Reconoces a donde el Evangelio nos lleva? Sabes - piensa conmigo aquí - si has estado aquí desde el principio de la serie, y dejas que tu mente corra. Sabes que no hay en ningún lugar mientras Pablo explota este glorioso Evangelio delante de nosotros - como dije, línea tras línea de esta grandiosa sinfonía del Evangelio siendo tocada, nota tras nota, acorde tras acorde… en ningún lugar en todas las glorias de este Evangelio dice él, mira qué maravilloso es que has sido salvado del infierno. Oh, yo sé que hablé acerca de los hijos de ira ahí, y separados de Dios, y sin esperanza… Yo sé que habla de esa forma. Pero hermanos, Pablo no nos está diciendo que el gran objetivo del Evangelio es que seamos salvos del infierno. El gran objetivo del Evangelio es positivo. No es negativo. Es que podamos contemplar el rostro de Dios y que podamos morar en la casa de Dios. E incluso más que eso, Que Dios pueda morar justo en este mismo templo de Dios que es hecho con piedras vivas. Él morará en la iglesia. ¿Y sabes lo que dice ahí al final de Apocalipsis? No necesitaremos el sol y no necesitaremos la luna. Él será nuestra luz y no hay más un templo. ¿Porqué? El templo era el lugar en el que moraba Dios. Y se ha ido. Mientras vamos a ver justo en Efesios 2. ¿Dónde es el lugar donde mora Dios bajo el nuevo pacto? Hermanos, estamos siendo construidos en la morada de Dios. Nosotros, el pueblo de Dios, somos la morada. Es el hombre morando con Dios y Dios morando con el hombre, y Él como un Padre y sonriéndonos y nosotros de Su casa. Hermanos, seremos capaces de brincar y deleitarnos y caminar en Su presencia. Sin indicio de pecado. Todos lavados por la sangre de Cristo. Seremos capaces de jugar en Su presencia y regocijarnos en Su presencia y alabar en Su presencia. Y estaremos rebosando en Su presencia. e atónitos en Su presencia y llenados hasta desbordar con Su hermosura y con Su gloria. Hermanos, ¡esto es todo! Este es el gran objetivo de nuestra salvación. Hermanos, no es nada menos que esto. No es nada corto a eso. Esa es la plenitud. Debemos reconocer: acceso a Dios. Acceso. Pero nota esto, nota qué o quién está involucrado en nuestro acceso al Padre. Lee este texto conmigo. “Porque por medio de Él (quien es Cristo), los unos y los otros (judío y gentil) tenemos entrada al Padre en un mismo espíritu.” A través del Hijo de Dios tenemos entrada en el Espíritu Santo - el mismo espíritu - al Padre. Podemos llamar este acceso trinitario. Toda la deidad involucrada en el acceso que nosotros tenemos al Padre. Hermanos, lo que tenemos delante de nosotros Es una de las declaraciones trinitarias más grandiosas de las Escrituras. Y yo siento que si has estudiado los versículos y las porciones de Escritura que más fácilmente capturan la doctrina de la Trinidad, si me atreviera a adivinar, yo diría que esta es una de las menos conocidas, de todas. Y aún así aquí están las tres Personas. Esta es una de las declaraciones trinitarias más grandiosas de las Escrituras. No te equivoques acerca de esto, la doctrina de la Trinidad no es artificial como muchos la afirman ser. No es una invención de las mentes del hombre o de demonios. La doctrina de la Trinidad es esa enseñanza de la fe cristiana que verdaderamente separa al cristianismo. Catolicismo. Tal vez no hablan de esta manera, pero nos dan esta cuadrinidad. Padre, Hijo, Espíritu Santo y madre. O piensa en el Islam. De hecho yo tomé esto de su Korán. Ahora, alguien que verdaderamente conoce el Korán y lee el Korán podría tener un problema con esto como usualmente sucede con todas las traducciones de él, pero básicamente esto les da la idea. Ellos dicen que si afirmas la Trinidad, el infierno será tu hogar. Y esta es una cita dura del Korán mismo: “Decir que Alá ha engendrado un hijo, ciertamente habéis presentado una cosa más monstruosa. En cuanto a eso los cielos están listos para estallar, la tierra se partirá en dos, y las montañas caerán en gran ruina, para que invoquen un Hijo para Alá. Porque no está en consonancia con la majestad de Alá que él engendre un hijo.” ¿Quieren saber la verdad? Las montañas están listas para regocijarse y los árboles para aplaudir. ¿Escuchaste eso en Isaías 55? ¿En qué? En la exaltación de Jesucristo para redimir personas para Dios. “¡Todos los sedientos, venid a las aguas!” ¿En dónde están las aguas vivas? Cristo le dijo a la mujer en el pozo, “Yo tengo esas aguas vivas”. Hermanos, el Islam dice que es monstruoso. ¿Que hay del mormonismo? Joseph Smith dijo “Si Dios es trinitario, ese es un Dios extraño - un monstruo”. Los mormones creen que Jesús es creado y que los dos, Padre e Hijo son hombres de carne y hueso, y no pueden ser considerados uno. Los Testigos de Jehová, la mayoría de ustedes saben, ellos afirman que Jehová es el único Dios y que Jesucristo es creado, Él no es Jehová, por contrario un ser creado. Segmentos largos del movimiento pentecostal carismático, esta unidad pentecostal, ¿sabes lo que ellos creen? Sí, ellos dicen que creen en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, pero ellos creen que es una persona y que hay diferentes modos o diferentes manifestaciones de una persona. No tres Personas. Ellos bautizan en el nombre de Jesús, no en EL nombre -singular - del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hinduismo: politeísta. millones - quien sea que a quien se le ocurrió ese número. ¿Quién sabe? Pero 330 millones supuestos dioses. Hermanos, es la doctrina de la Trinidad que causa que el cristianismo se separe de todo el resto. Nosotros creemos que hay un Dios. No tres. Creemos que hay un Dios. Hermanos, ¿por qué creemos eso? Lo creemos porque las Escrituras lo afirman. Isaías 44:6 “Yo soy el primero y yo soy el último. Y fuera de mí no hay Dios.” Hay uno. Y creemos que este Dios es Quien - yo sé que el término subsiste - Él existe como tres Personas distintas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. ¿Por qué creemos eso? ¿Por qué creemos que Dios es tres Personas distintas? Porque eso es lo que las Escrituras enseñan. ¿Sabes a lo que me refiero por personas distintas? Tres distintos centros de conciencia. A eso es lo que nos referimos por personas diferentes. ¿Son la misma Persona? ¿Solo diferentes títulos dados a la misma Persona en diferentes tiempos? De ninguna manera. ¿Por qué no creemos eso? Porque hermanos, las Escrituras nos enseñan tres Personas por separado interactuando unos con otros. El Padre envió al Hijo. ¿Significa que se envió a Sí mismo? No, no significa que se envió a Sí mismo. Las Escrituras dicen que el Padre ama al Hijo. Las Escrituras dicen que el Hijo ama al Padre. ¿Saben lo que dijo Jesús? Jesús dijo a Sus discípulos: “Os conviene que me vaya y esté con Mi Padre, a quedarme, porque si me voy, voy a mandar al Consolador.” Sería ridículo y sin sentido si dijera necesito ir a mí mismo y me es más conveniente ir a mí mismo para mandarme a mí mismo de vuelta que quedarme con ustedes. Es ridículo. No tiene sentido. El Espíritu Santo descendió sobre Jesucristo. El Espíritu desciende al Hijo. El Padre dice: “Este es Mi Hijo amado, en quien tengo complacencia”. Jesús dice que cuando el Espíritu venga, “Él me glorificará”. Hermanos, estas son tres Personas distintas. Jesús dijo que iría a estar con Su Padre. El Espíritu es la promesa del Padre. Tienes a tres Personas interactuando los unos con los otros. Y alguien dice: está bien, hay tres Personas, pero no creemos que son un solo Dios. Si, pero ahí está la cosa, las Escrituras nos dicen que hay un solo Dios. Y las Escrituras nos dicen que todas estas tres Personas son Dios. Tú dices: ¿Es cierto? Sí, Filipenses 4:20, “A nuestro Dios y Padre sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” El Padre es Dios. “El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.” ¿El Hijo es Dios? “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” Tomás: “¡My Señor y mi Dios!” Romanos 9:5 “Cristo, quien es Dios sobre todo, bendecido por siempre. Amén.” Tú dices, está bien, lo vemos. El Padre, el Hijo... ¿qué hay del Espíritu? Bueno, recuerda lo que le dijo Pedro a Ananías. Él dijo: “Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo? No has mentido a los hombres, sino a Dios.” El Espíritu al final de 2 Corintios 3 es llamado el Señor. Tomás llama a Cristo Señor. El Padre es llamado Señor. ¿Por qué enseñamos la Trinidad? Porque las Escrituras lo certifican. Por eso es porque vamos ahí. El incrédulo orgulloso dice: ¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo puede haber un Dios y aún así tres Personas? ¿Cómo Dios puede abandonar a Dios? ¿Acaso Jesús no colgó en la cruz y dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” ¿Cómo Dios puede abandonar a Dios? Escucha, diremos esto, esto estira nuestras mentes y más allá de nuestras mentes. No tenemos una respuesta para todo. Hay misterio aquí. Pero no puedes entender tu Biblia hasta que entiendas que hay una Trinidad. No puedes entender la doctrina cristiana, enseñanza cristiana, hasta que llegues a captar esta doctrina y la creas; y si yo pudiera decirlo de esta manera, inclinarse a ella. Humillarte delante de ella. Son los hombres orgullosos los que dicen: No lo puedo entender, así que no debe de ser. Como si ¿qué? ¿Tu cerebro y tus facultades de razonamiento son Dios? ¿Como si fueran lo último en lo que es la verdad? Como si ese fuera el estándar? ¿Eres capaz de descubrirlo? Hermanos, Efesios 4, vamos a ir ahí muy rápido, pero vayan ahí. Fíjense en capítulo 4:4. “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu.” Y ven, eso es lo que se nos es dicho. “A través de Cristo, los unos y los otros tenemos entrada en un mismo Espíritu.” Tendremos que ver eso en un mensaje futuro. ¿Por qué un Espíritu? Hay un significado para eso. Un Espíritu. “Así como vosotros también fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos, y en todos.” Hermanos, este concepto trinitario viene a nosotros una y otra vez en las Escrituras. Hermanos, yo deseo que esto nos llegue al corazón. ¿Sabes algo? Puede que haya cosas que estiren nuestras mentes. Puedes mirar y decir, Bueno, si Jesús es Dios - Bueno, Él es Dios - en el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Las Escrituras repetidamente - hay 8 versículos en el Nuevo Testamento que específicamente atribuyen el término en griego “theos” a Jesucristo. Él es Dios. Isaías dice, el Dios Todopoderoso. Pero dices, ¿cómo es que no sabía el tiempo de Su segunda venida? Hermanos, hay misterio. ¿Como Él podía ser un hombre joven que crecía y Su sabiduría incrementaba? Hermanos, hay misterio. Hay misterios. Pero esto es lo que las Escrituras enseñan así que nos inclinamos a esto. Y te diré esto, que mientras buscamos estudiar esto y reflexionamos y sabemos esto y profundizamos en esto, hermanos, es en esta verdad que nuestra alabanza se expandirá y crecerá y será llena de admiración y gloria y majestad en esta iglesia. Mientras más reconozcamos estas tres Personas y quiénes son y esta grandiosa Deidad, este ser Trino al cual llamamos Yahvé o Jehová. El gran Tres-en-Uno. Cantamos estas canciones que van del Padre, al Hijo al Espíritu. ¿Alguna vez las has notado? Cantamos una hoy. O cantamos “Santo, Santo, Santo.” Uno de los himnos trinitarios más grandiosos. Hermanos, mientras llenamos nuestra alabanza, encontraremos que hay gloria mientras observamos a las tres Personas como las Escrituras los ve a ellos. Tenemos que tratar de captar esto. Debemos alabar al Dios vivo y verdadero de esta manera: Tres- en- Uno. Hermanos, ¿sabes esto? El Padre no es el Hijo. El Hijo no es el Padre. El Hijo no es el Espíritu. El Espíritu no es el Padre. Y dices, ¿por qué Jesús dice que Él es uno con el Padre? Sí, pero las Escrituras también dicen un hombre y una mujer que están casados son uno. Y también dice que nosotros juntos, Jesús oraba que fuéramos uno como Él y el Padre son uno. Unidad no significa que somos exactamente la misma persona. Mi esposa y yo somos uno, pero no somos la misma persona. Ese concepto existe en las Escrituras. Ahora, ¿podemos entender en su totalidad? Porque al mismo tiempo, Jesús podía decir Mi Padre es más grande que yo. Y tú dices, ahí está, Él no puede ser Dios. Sí, pero de la misma manera, mi esposa y yo somos iguales al ser herederos de gloria, hay una diferencia de roles, lo sabemos. Las Escrituras dicen que Jesús llamaba a Dios Su Padre, haciéndose a Él mismo igual a Dios. Hay una igualdad entre estas tres Personas. Pero hay una diversidad en la Deidad de los roles. Pero hermanos, necesitan comprender esto: Cuando tú eres salvo, Las tres Personas ponen Sus ojos directamente en ti. Y Ellos trabajan juntos para traerte justo al corazón y presencia de Dios. Eso es lo que este versículo nos dice. Esta Trinidad está interesada en ti. Han puesto Sus afectos y Su amor en ti para traerte. Hermanos, si ustedes leen, hay tales declaraciones dichas, acerca del Padre teniendo amor por nosotros el cual es el mismo amor que Él tiene por Su Hijo. Y Jesús no solo ora por nuestra unidad entre nosotros, pero por nuestra unidad con Ellos, aun como el Padre y el Hijo son uno. Es como si esta gloria se nos fuera revelada a nosotros o para nosotros, dice en Romanos 8. Somos atraídos directamente a él. Somos atraídos justo en el amor y la presencia de este amor Trino y unidad y armonía. Las tres Personas trabajando juntas a través de Jesucristo. Solo piensa en Él. Esa igualdad que Él tenía con Dios. Dice aquí en Filipenses 2. No lo tomó como cosa a qué aferrarse. Cuando piensas que Él dejó su igualdad con Dios, no significa que Él entonces se cambió de tal modo que ya no sea igual. La idea es que no se aferró a Su igualdad con el Padre para decir: porque soy igual, no me voy a despojar a Mí mismo. No me voy a humillar a Mí mismo e ir a la cruz. No voy a soportar las contradicciones de los pecadores. No voy a soportar la vergüenza. No era algo a qué aferrarse. Él lo dejó ir. No de Su deidad, sino en sus derechos de ser la Deidad. Él se despojó a Sí mismo. ¿Por qué? Para que la alfombra roja fuera tendida. Él soportó la vergüenza de la cruz. Él soportó que lo colgaran desnudo en una cruz. Él soportó que los hombres infligieran sufrimiento y dolor en Él. Y Él estaba dispuesto a poner la copa que Dios había preparado para nosotros y por nuestros pecados, y Él se hizo pecado. Eso es lo que Él hizo para hacer el camino, para dar acceso. En un Espíritu, o, por un Espíritu. Ahora, es muy interesante. Miré al menos 10 ó 12 traducciones en inglés. Y la mitad de ellas decían: “en el Espíritu,” y la otra mitad decía: “por el Espíritu,” incluso vuelves a unas de las primeras, a versiones como Ginebra y Tyndale, una dice “en”, y otra dice “por”. Hay una diferencia. “En” tiene que ver con posición. “Por” es instrumental. ¿Está diciendo que es estar en el reino posicional del Espíritu por lo que tengo acceso? ¿O está diciendo que el Espíritu es el Agente? Probablemente las dos. Porque estar en el reino del Espíritu es estar bajo la influencia del Espíritu. En el Espíritu. El Espíritu es vida por la justicia, se nos dice en las Escrituras. El Espíritu es vida. El Hijo - Él pavimenta el camino, al derramar Su sangre. Es a través de la sangre de Cristo que entramos al santo de santos. ¿En dónde entra el Espíritu? El Espíritu nos da aliento de vida. Ya no somos esa cosa vieja y muerta. ¿Te imaginas aventar a un cuerpo muerto delante de Dios? Nuestros pecados - eran viles, eran asquerosos. Lo que pasó es que Cristo los lavó fuera de nosotros, y el Espíritu nos ha dado vida. Ya no somos esa cosa vieja y muerta. Ahora estamos vivos. Somos nuevas criaturas hechas a la imagen de Dios. Justos. Santos. Eso es lo que Pablo dice del nuevo hombre. Tu dices, no parece que el Padre esté haciendo algo activo aquí. Pero no lo veas como pasivo. Porque necesitas recordar esto: De tal manera amó Dios… que envió a Su Hijo. No quieres ver a Dios como pasivo en esto. Tampoco quieres ver al Hijo o al Espíritu torciendo Su brazo para dejarnos entrar en Su presencia. Es el Padre quien envió al Hijo. El Espíritu es la promesa del Padre. ¿Recuerdas antes? “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, segun nos escogió (este es el Padre) en Él, para que fuéramos santos y sin mancha…” ¿Recuerdas esas últimas palabras? “...delante de Él.” Ya ves, esto lo hace el Padre para que estemos “delante de Él.” La completa Deidad Trina está activamente involucrada. Cristiano, ten acceso. Y la pregunta es, ¿conoces esto? ¿Estás disfrutando esto? ¿Es esto de lo que se trata tu cristianismo? ¡Tienes acceso! Si esto no es de lo que se trata tu cristianismo, oh, no te quiero dejar sin esperanzas, pero necesitas ir a Dios y pedirle que te salve y que te dé esto. Porque esto es todo. Esto es el corazón y alma. Esto es la realidad. Este es el todo en el cristianismo. Es el tener a Dios. Es entrar a Su presencia. Es contemplarlo. Es el tener expresiones manifiestas del amor de Dios del cual escuchamos. Tienes acceso. Esto es un privilegio que la gran mayoría de la humanidad no tiene. O que nunca ha tenido. El ser cristiano… no se pone mejor que esto. Porque tener acceso a Dios. Eso es todo. Ese el premio. Y la única razón, hermanos, estamos muy acostumbrados a beber de las cisternas quebrantadas. Aquellos que han tomado de estas copas que son encontradas justo en la presencia de Dios, no hay nada más satisfactorio. No quieres nada más. En este mundo, probamos… Está bien, ¿ahora qué sigue? Esa no es la manera. Jesús dice que si tomas de estas aguas, no tendrás sed nunca jamás. Y la cuestión es, como cristianos, se nos ofrece, Ven. Bebe. Come. Sé satisfecho. Tienes acceso. ¿Estás disfrutando de esto? Que el Señor nos ayude a todos. Padre, te damos gracias, por tales realidades como ésta. Señor, oro para que mis hermanos y hermanos sepan más de esta realidad por completo, más y más. Oramos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Amén.