Tal Vez No Soy Uno de los Elegidos

Aun después de que Jesucristo dijo a la mujer en Mateo 15 que era un “perro” y no era para ella, ella todavía persistió y Cristo al final le dijo, “Que te suceda como deseas.”