Sé Siervo y No Consumidor en la Iglesia

Categoría: Corte de Sermon

Nuestro mundo está lleno de consumidores y personas que solo se preocupan por lo que pueden recibir y no por cómo pueden servir. Nuestra actitud al ir a la iglesia deber ser de servir y no buscando a que los otros nos sirvan. Nuestra actitud hacia otros cristianos debe procurar servir y no siempre recibir.

Transcripción

Nadie existe para ser un simple accesorio en la reunión de la iglesia, solo como un mueble, un espectador, un consumidor. Ya saben, como americanos tendemos a caer naturalmente en esta mentalidad de consumidor, donde en el caso de una iglesia o una congregación, llegamos, escuchamos un sermón, y nos vamos a casa y nunca pensamos en: ¿Qué puedo hacer para servir? ¿Qué puedo hacer para ayudar? Es un tipo de mentalidad consumista. Estoy ahí para que me alimenten. Estoy ahí para que me cuiden. Y te sorprendería cuántas personas se van de iglesias de mala manera porque piensan que no las están cuidando o no las están alimentando y todo se trata de ellos. Pero digo que tengas cuidado con la negligencia. Déjate servir por Dios. No tienes que ser capaz de predicar desde el púlpito o tener un gran ministerio para que Dios te use en la iglesia, para tener dones para que Dios te use en la iglesia. Spurgeon dijo, como solo él puede decir las cosas, dijo: “El buen trigo crece en campos pequeños”. En Missouri, tenemos campos pequeños. Aquí ustedes tienen ranchos que ocupan una milla completa. El buen trigo puede crecer en campos pequeños. Él dice: “Las pequeñas palomas pueden llevar grandes mensajes”. Y ya saben, en la historia pasada de las guerras mundiales, hubo guerras que se dieron la vuelta por el mensaje recibido por una paloma mensajera. Las pequeñas palomas pueden llevar grandes mensajes. Spurgeon dice: “Incluso un perro pequeño puede ladrar a un ladrón y despertar al amo y salvar la casa”. Y es verdad. Una chispa es un fuego. Y una frase con la verdad tiene el cielo en ello. Ahora, la manera en la que nuestra congregación funciona - podría no funcionar aquí en San Antonio, pero tenemos lo que se llama un tipo de reunión abierta y participativa en la que durante el tiempo de cantar alguien puede dar un comentario sobre un versículo o dar una corta palabra, un testimonio, o algo que han leído en un libro. Y te sorprendería - tal vez ustedes no - Me ha sorprendido la frecuencia con que esas pequeñas intervenciones con las que el Espíritu mueve a una persona a decir han resultado ser más importantes, desde mi punto de vista, que algo que he dicho por 45 minutos en los que he predicado. Dios usa a las personas de esa manera. Y deberíamos dejar que Dios nos use. Sirve a la iglesia. Sirve a Dios. Sirve a la iglesia. La casa de la fe. Se nos dice que les hagamos bien. Estaba platicando en la mesa con Kenny Lee en la casa de Tony. Y le pregunté dónde se veía en el futuro. Él hizo un comentario en el momento acerca de cómo solo quería que a través de la prueba y el error averiguar cuál es el don que Dios tiene para él y tratar de usarlo para la iglesia en la manera que pudiera. Esto encaja aquí. Ayer, me llegó un mensaje de Raúl y quería saber cual serían los apuntes de mi sermón porque va a tratar de interpretarlo para los que hablan español aquí y pensé: ese es un ejemplo perfecto. Aquí está alguien que tiene dones. El tiene algo que hacer y está ansioso por hacerlo, deseando hacerlo. Lamentablemente tuve que declinar porque mis apuntes están en copias impresas y probablemente él no las podrá entender de todos modos. Pero me gusta la actitud ahí - una actitud de servir, el deseo de servir. Romanos 12, Pablo dijo: “No todos los miembros tienen la misma función”. Él dijo: “Pero teniendo dones que difieren según la gracia que nos ha sido dada”. ‭ Pero la implicación es de todos - no solo de los apóstoles. De hecho, él dice: “Cada uno de nosotros debe usarlos como corresponde”. Y nos da unos cuantos ejemplos. Dice: “Si es de servir, en su servicio”. Y esa palabra literalmente significa ayudar. ¿Te das cuenta que podrías tener el don de solo ayudar a las personas? Cuando Tony se mudó aquí a San Antonio, Matthew McDonnell pidió tiempo libre, tomó su propio vehículo, manejó de San Antonio hasta Sedalia, para que pudiéramos cargar las pertenencias de Tony, montar el trailer atrás, y tres días después, dos días después, se dio la vuelta, condujo todo el camino de regreso a San Antonio, le dio a Tony el servicio de mudarse aquí. Ahora verás, algunos dirán - tenemos una tendencia a pasar por alto esas cosas como si no fueran dones del Espíritu, pero tal vez te sorprendería, hay algo que tú puedes hacer, algo con lo que puedes ayudar, y podría ser que el Espíritu Santo te haya dotado de esa manera. Eso es servir.