Procura Sanar Toda Relación Dañada

Tema:
Categoría: Corte de Sermon

Podemos inventar muchas excusas para evitar enfrentarnos a otros cristianos que han pecado contra nosotros, pero debemos procurar sanar cada relación que se haya dañado. Si no lo hacemos, no debemos esperar que Dios nos hable en otras áreas de nuestras vidas, hasta que hayamos buscado resolver la situación.


Si conoces alguna relación que actualmente no está bien, tienes la obligación de restaurarla. Así se requiere de ti. Tú eres el que debe arreglarla. Si no lo hacemos, si yo sé que algo está mal en una relación y soy como un caballo o una mula entonces Salmo 32 dice que no seas así – no seas terco y rehúsa – si sé que algo está mal y no estoy dispuesto a arreglarlo, entonces debo dejar de esperar que Dios me hable; debo dejar de leer libros; debo dejar de hablar de las misiones; debo dejar de hablar y primero arreglar las cosas antes buscar más. Si Dios me ha mostrado algo y no camino en la luz de ello – No obedezco lo que Él me ha mostrado – ¿Por qué debería decirme más a mí? Por qué si Él me señala algo sobre una relación y sé que tiene que arreglarse – Sé que seguramente si John Dees y yo – que nunca hemos tenido nada de esto – per si tuviéramos un conflicto en nuestra relación y ambos supiéramos que algo no estaba bien entre nosotros – Lo había lastimado, había pecado contra él, o al revés, y ambos sabíamos que hoy nos íbamos a ver por primera vez, te prometo, él vendría a mí, yo me acercaría a él y lo arreglaríamos antes de empezar a cantar, ¿no es cierto? Cuán fácil es venir a la iglesia y una relación no está bien y luego queremos cantar los himnos de Dios. Si vienes a la reunión de adoración y vienes a traer tu ofrenda al altar y recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, detén tu canto, detén tu adoración. Ve a arréglalo y después ven y ofrece tu ofrenda. ¿Qué dices tú? ¿ Están bien todas tus relaciones? No deberías ir a la cama esta noche sin asegurarte de ello porque tus huesos podrían empezar a pudrirse y tu fuerza podría comenzar a secarse como el calor del verano. Si guardas silencio al respecto – parece que hemos escuchado eso no hace mucho. Ya ves, lo que pasa es – esto es lo que hacemos. Hay un problema en una relación y empezamos a racionalizar y a justificar y hacer excusas mentales. “Bueno, se arreglará por sí solo”. No, no será así. “Bueno, creará más problemas de los que resolverá si voy a él”. No, no lo hará. “Bueno, tendrá que permanecer así”. No, no tiene que permanecer así. “Bueno, ha pasado mucho tiempo”. No, no es así. “Bueno, hay demasiadas diferencias entre nosotros”. No, no las hay. Tal vez he dejado fuera tu excusa, pero aún así la respuesta es que siempre es correcto, siempre lo correcto, arreglar las cosas. Siempre está mal dejar una relación dañada de alguna manera. Y la razón por la que algunos verdaderos cristianos no arreglarán sus relaciones – Creo que hay tres razones principales. Número uno, da mucho miedo. Da miedo ir a alguien y decir, hermano, creo que ha habido algo entre nosotros. No está bien. Lo siento. No quiero que eso sea así. Da miedo hacer eso, ¿no? Es verdad. Da miedo. Eso está muy fuera de la zona de confort para algunas personas. Asusta a la gente iniciar para arreglar las cosas. Segundo, es muy doloroso ir y decir, escucha, no hemos estado bien en nuestra relación. Es demasiado doloroso para algunas personas. Tercero, algunas personas son demasiado orgullosas. Quieren dejarlo a la otra persona. La otra persona tal vez no sepa que hay un problema. Y te has equivocado con ellos, y sientes que has pecado contra ellos, o legítimamente sientes que te hicieron mal, pero eres demasiado orgulloso para ir a esa persona. Tienes demasiado miedo, es doloroso, eres orgulloso. Y entonces lo dejas sin arreglar. Escucha, las cosas que no se arreglan solo harán daño más adelante.