Peligros de las mujeres aconsejando a los hombres

Charles considera brevemente algunos de los peligros que ocurren cuando las mujeres tratan de aconsejar a los hombres. Una de las peores cosas que una joven cristiana puede decir a un joven perdido es: “No puedo pasar tiempo contigo a menos que seas cristiano”. Eso le tenderá una trampa para que haga una falsa profesión de fe.


(Pregunta de la audiencia) Si tienes un grupo de jóvenes con muchos solteros; no están casados ni nada. Digamos que una de las chicas visita a uno de los chicos y ella ve que él es un cristiano profesante, pero ella accidentalmente ve que él tiene pornografía en su computadora, por ejemplo. ¿Estaría mal que ella lo confrontara y le diga: “He notado este pecado en tu vida, eso está mal, debes arrepentirte de ello”? (Charles hablando) Bueno, no estaría mal que ella lo confrontara con su pecado. Por lo general, si se trata de algo así, de una área como esta, es más apropiado que un hermano se encargue de esto. Una joven que quiere ministrar a un chico, lo mejor que ella puede hacer es que diga, (a otro joven) “fíjate en tal joven que es un verdadero cristiano, deberías ir a hablar con él”. Esa es una de las mejores cosas que puede hacer. (de la audiencia) ¿Es al revés para un joven? (Charles) Absolutamente. Debería dirigir a esa chica hacia las jóvenes cristianas. Una de las peores cosas que puede hacer una joven es decirle a un no creyente lo siguiente: “Soy cristiana y no puedo tener tiempo contigo a menos que seas cristiano”. Lo que ella está haciendo es tenderle una trampa para que haga una falsa profesión de fe. Él tratará de usar a Dios para obtener algo que él quiere, es decir, a ella. Y eso lo mantiene alejado de la verdadera fe y del arrepentimiento sincero. La mayoría de las cosas que ocurren entre chicas y chicos donde supuestamente están evangelizando o ministrando – la mayoría de ello es inútil. Es peor que nada.