Nuestro Sufrimiento Termina al Morir

El momento en que muere un cristiano, todos sus sufrimientos serán olvidados. Todos sus sufrimientos serán absorbidos por la gloria eterna.


De vez en cuando, es rara la vez que haya sucedido, pero muy de vez en cuando, simplemente ¡Bam! Te impacta: Voy a morir. Va a pasar muy, muy rápido. Nos estamos acercando rápidamente. Si tú aquí esta noche no eres cristiano, el tiempo va a estar allí antes de que te des cuenta. Sabes que a veces como un estudiante, recuerdo que tenía que estudiar para un examen. Se acerca ese examen importante en dos meses – está muy lejos, pero tal vez estás estudiando. Y se acerca un poco más. De repente ahí estás. La hora ha llegado. Y sabes, como dije, solo puedo creerlo de vez en cuando. Sabes de qué estoy hablando aquí. De vez en cuando un pequeño vistazo: Voy a morir. Voy a estar ahí. Tú vas a estar ahí. Y si tú no estás bien con Dios, estás en una situación desesperada. Y si estás bien con Dios, ¿por qué estás tan preocupado por esto que estás pasando ahora mismo? Es temporal. Es nada. Es poco comparado con la gloria que viene. Las dificultades son temporales. Las pruebas son temporales. Los contratiempos son temporales. Los sufrimientos son temporales. Pronto, muy pronto, sea lo que esté pasando ahora – puede que estés cansado. Puede que estés agotado en la batalla. Va a terminar muy pronto. Pronto la copa de gloria lavará las aflicciones más amargas de la tierra. No creo que tuviéramos ese verso en “The Sands of Time”. (“La Arena del Tiempo”) Pronto la copa de gloria lavará las aflicciones más amargas de la tierra. Pronto la zarza del desierto se convertirá en la rosa del Edén. Pronto. Lavar lavar las aflicciones más amargas de la tierra. Personas que están siendo torturadas – algunas personas están siendo torturadas hasta la muerte. En el instante en que ellos despierten, estará todo consumido. Todo será olvidado. Consumido en un momento. Hay una tarjeta que hemos compartido mucho con las personas que han perdido a un ser querido. El título es: “Ausente del Cuerpo, Presente con el Señor”. Dice así: “Oh piensa… Oh piensa, pisar la orilla y de esa orilla el Cielo, tomar una mano, y esa que es la mano de Dios. Respirar un nuevo aire”. Sabes, simplemente lo respiras. Encuentras que es aire celestial. “Sentirse vigorizado y conocer la inmortalidad. Oh piénsalo: pasar de una tormenta y tempestad a una calma ininterrumpida. Despertar y encontrar la gloria. Oh piénsalo…” Pisar una orilla. Todo eso pasará en un momento. La tempestad de la vida se habrá ido y parecerán como nada. Pisar una orilla y esa orilla el Cielo. Bueno, ¿cómo será esa orilla del Cielo? Bueno, es una calma ininterrumpida. Aire celestial. Sentirse vigorizado. Casi me puedo imaginar eso, sabes. Instantáneamente, estás vivo y estás vigorizado.