No Permitas que tu Doctrina Te Aleje de Cristo

Categoría: Corte de Sermon

Es irónico y espantoso que hay muchas personas que defienden con gran fervor doctrinas que encuentran en la Biblia, y sin embargo, de alguna manera su pasión por la doctrina termina alejándoles de Cristo.


Te entregas a estas otras cosas, y esto es lo que pasa – cosas plausibles, cosas razonables. Escucha, escucha. Pueden ser cosas bíblicas. ¿Sabes que una de las cosas que Pablo está hablando a los colosenses son cosas que las personas extraen del Antiguo Testamento? Alguien puede venir, quieren empezar a hablar sobre la expiación limitada. Alguien más quiere empezar a hablar sobre la ley. Alguien más quiere empezar a hablar del cesacionismo. La impasividad de Dios, el matrimonio bíblico, la santidad de la vida. Hay todo tipo de cosas. ¿Debo vacunar a mis hijos? Solo ten cuidado… porque lo que Pablo está diciendo es esto: Lo que quieres obtener es la fe y el conocimiento del Hijo de Dios. Esa es la prueba. Esa es siempre la prueba. Si Él no es esencial, si Él no es central – escucha – estos lobos, estos engañadores, estos ladrones de coronas, estos falsos cristos, estos falsos apóstoles, falsos profetas, falsos maestros, estos que vienen, vienen promoviendo sus mitos tontos o discusiones vanas – Pablo habla mucho de esto con Timoteo. “Balbuceo irreverente, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley”. Incluso le dice a Timoteo, “ciencia”. Las personas quieren venir y quieren traer todos sus argumentos. Solo recuerda esto. Hay personas allí afuera – Pablo les llama perros. Juan les llama anticristos. Pedro se refiere a herejías condenables, o herejías destructivas. A los filipenses, Pablo dice que su dios es su estómago. Esto no pasa por accidente. Esto está pasando a propósito. Y todo debe ser probado por la posición dada al Señor Jesucristo. Esto es lo que debemos preguntar: ¿Es Él esencial? ¿Es Él central? ¿Es Él todo en todo? ¿Es el punto central? Porque es aquí donde el diablo está tratando de alejar a las personas. El diablo odia a Cristo. Una de las razones por las que ataca las Escrituras es que sabes lo que Jesús dijo: La gente hace su apelación a las Escrituras, pero Él dice: “Ellos hablan de Mí”. La razón por la que Satanás quiere atacar la Palabra es porque aquí es donde encuentras al Cristo bíblico. Y él buscará distorsionarlo y él buscará alejarte de ello, pero el asunto es Cristo. Oh, estas personas son muy inteligentes para negar a Cristo por completo, pero lo minimizan. Y puedes entrar en tus argumentos sobre cualquier doctrina que quieras traer a la mesa, y si esos argumentos te alejan de Cristo y te alejan de Su gloria, te alejan de Su centralidad, te alejan de confiar en Él, de conocerlo más, de tener mayor confianza en Él, ten cuidado. Cuidado. Ten cuidado. No importa lo mucho que alguien diga: “Bueno, tú sabes, esto viene de la teología sistemática y estaba leyendo a Robert Raymond; estaba leyendo a Grudem; estaba leyendo esto; estaba escuchando eso…” Pero solo escucha por que un claro indicativo es la ausencia de Cristo. Escucha. Escucha. Debemos alcanzar y alcanzar, alcanzar la fe del Hijo de Dios, el conocimiento del Hijo de Dios. Necesitamos andar con el corazón de Pablo: “Oh, que lo pueda conocer. Oh, que lo pueda conocer”. Ya ven, hermanos, lo que buscamos es que cualquiera que sea la doctrina, la aberración – cuando las cosas se entornan mal – es cuando Cristo se queda fuera; cuando de repente se convierten en aquellos que defienden una postura u otra, pero Cristo se ha dejado de lado sútilmente. Hermanos, los niños discuten todo el tiempo. Lo que pasa con los niños es que típicamente no saben cuán ignorantes realmente son. Tus hijos típicamente piensan que son mucho más inteligentes de lo que son. Si quieres ser inteligente, ve a aprender de Cristo. Lo que escuchamos en la primera hora: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados”. Él dice: “Aprended de Mí”. “Soy manso y humilde”. Queremos aprender de Él. Queremos estar saturados con Él. Todas nuestras doctrinas necesitan volver a Él. Este es el claro indicativo. Esta es la prueba. Cristo – si Él no es único; si Él no está al centro; si Él no está por encima y más allá de todo; si no empequeñece todo lo demás y cualquier otra cosa, entonces la enseñanza es falsa. Estate seguro de eso. Eso que le resta valor a Él, eso que minimiza a Él, eso que promueve algo más – oh, es sutil. Les gusta venir a ti y decir: Esto es lo que realmente necesitas. Cada vez que reconozcas que quita tu mirada de Cristo, ya sabes con seguridad cuál es el problema. Es falso. E incluso si esta persona no se da cuenta de lo que está haciendo, oh, si tienes ojos para ver, hay una garra tratando de agarrar tu corona. Este extracto fue tomado del sermón completo: Ya No Seamos Niños