La Ansiedad es un Desperdicio de Tiempo

Si tú cedes a la ansiedad cosecharás temor, condenación y desánimo. La ansiedad es una elección desperdiciada que deshonra al Salvador. Más bien, debemos no ceder a la ansiedad, y llevar todo al Señor en oración.