¿Es Aceptable y la Voluntad de Dios?

Si una decisión que tomas realmente es aceptable y la voluntad de Dios, entonces no va a contradecir lo que se encuentra en la Biblia. No tienes que violar la voluntad de Dios para cumplir con Su voluntad.


Quiero que veas en el v.1. No, mira v.2, lo siento. (Romanos 12:2) Y habla sobre la voluntad de Dios. Él dice, “… por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios”. ¿No es cierto especialmente cuando eres más joven? ¿Cuál es la voluntad de Dios? ¿Cuál es la voluntad de Dios? Y no estás seguro y terminas haciendo algo así con tu Biblia y poniendo tu dedo ahí. Lo has hecho. Por eso te estás riendo. Así que básicamente las personas no están realmente cada día pensando tanto en la voluntad de Dios, pero cuando llegan a una cierta situación donde realmente necesitan una respuesta, ahí es cuando empiezan a tratar este libro casi como si fuera mágico. Pon tu dedo ahí. O buscando consejo. No hay nada malo con eso siempre y cuando sea consejo sabio. Pero esto es lo que quiero que veas. En nuestro texto, si constantemente estás renovando tu mente en la Palabra de Dios; si estás leyendo la Palabra de Dios de portada a portada, de Génesis a Apocalipsis, ¿qué está pasando? Esta renovación de la mente es como que estás cultivando la mente de Cristo. Estás cultivando la mente de Dios. Estás empezando a entender más y más, generalmente y generalmente, y después más y más específicamente quién es Dios, qué es lo que Dios desea, de modo que si eres una persona que constantemente está renovando su mente en la Palabra de Dios, vas a conocer la voluntad de Dios en tantas áreas que en este momento no te son tan claras. Daré un ejemplo. Recuerdo una de las primeras veces que enseñé en una escuela bíblica, un joven vino a mí y dijo: “Tengo una pregunta, hermano Paul. Estoy confundido. No sé cuál es la voluntad de Dios”. Yo dije: ”Okay, ¿qué es?” Él dice: “Bueno, una iglesia me ha llamado a ser pastor”. “¿Enserio? Bueno, eso podría ser maravilloso”. Dije: “¿Desde cuándo eres cristiano?” “Oh, desde hace catorce meses”. “¿Y qué te dijeron los profesores con los que has hablado aquí?” “Bueno, me dijeron que creen que debería ser pastor en esa iglesia”. Yo dije: “Vuelve a cada uno de esos profesores y diles que yo dije – diles mi nombre, dales mi número de teléfono – que necesitan irse de esta escuela y que no den consejo a nadie hasta que realmente lean la Biblia”. Él dijo: “¿Cómo puedes decir eso? ¿Cómo puedes decir que sabes que no es la voluntad de Dios que yo sea el pastor de esta iglesia?” Yo dije: “Porque en 1 Timoteo 3 dice ‘no un recién convertido’. Tú eres un convertido nuevo. Veamos el resto de estas cualificaciones. ¿Tienes el resto de estas cualificaciones? Solo tienes una: Aspiras ser obispo. Eso es bueno. Te faltan todas las demás cualificaciones. Así que te puedo decir con la autoridad de la Palabra de Dios, no, no deberías de ser pastor en este momento, y también puedo decir a esos profesores que están terriblemente equivocados”. ¿Lo ves? No necesitaba que algo bajara del cielo porque ya tengo una palabra segura que ha bajado del cielo. ¿Qué debería hacer en el ministerio? Bueno, en realidad Él te da un montón de mandamientos. Si solo los sigues, no tendrás tiempo para pensar en otras cosas. ¿Lo ves? Entre más que renovemos nuestra mente en la Palabra de Dios, más vamos a entender, y nos vamos a encontrar haciendo la voluntad de Dios. Ahora, quiero que veas algo sobre la voluntad de Dios que es muy importante aquí. Él dice: “… la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios”. Luego continúa describiendo la voluntad de Dios. “Lo que es bueno, aceptable y perfecto”. Okay, ahora “bueno” aquí. La palabra, por supuesto, se puede traducir bueno. También lleva consigo la idea de algo que es saludable. Algo que puede ser fructífero. Algo que beneficia, que tiene integridad, que infunde salud y fuerza y ​​vitalidad. ¿Okay? Entonces, si nos preguntamos, ¿es esto la voluntad de Dios? ¿Lo debería de hacer? Hazte esta primera pregunta: ¿Es bueno? ¿Contribuirá a mi salud espiritual? ¿Contribuirá a mi vitalidad espiritual? ¿Me hará más semejante a Cristo? ¿Me dará fuerzas? Si no, probablemente no necesitas hacerlo. La siguiente cosa. ¿Es aceptable? Y seguramente aprendiste esta semana, que no deberíamos preguntarnos si es aceptable a nuestra cultura. Porque es aceptable en nuestra cultura matar bebés. Es decir, pues… si hay algo que sabemos, no te preocupes por lo que es aceptable para esta cultura oscura y retorcida. Tu pregunta es: ¿Es aceptable para Dios? Porque si no es aceptable para Dios, no necesitamos hacerlo. Y después, ¿es perfecto? Dices, bueno, no hay muchas cosas perfectas en este mundo, hermano Paul. La idea aquí es “completa”. Déjame darte un ejemplo. Una vez, de hecho vi casi un avivamiento en Europa del Este con unos 70 pastores. Ellos estaban sobre sus rostros, rogando a Dios, quebrantados por su pecado porque les había enseñado en las Escrituras que no es bíblico ofrecer a tu esposa y a tus hijos como sacrificio a tu ministerio. Que siempre les habían dicho eso, sabes, esa es la marca de un hombre de Dios. Él descuida a su esposa. Él descuida a sus hijos. Él siempre está ahí afuera haciendo el trabajo de un evangelista y pastoreando y todo. Y les mostré laboriosamente en la Escritura. Y Dios realmente movió y quebranto sus corazones. Pero aquí está una de las cosas que realmente los redarguyó. Dije que la voluntad de Dios es perfecta. Y les dije: Ya les he mostrado que la voluntad de Dios es que tú ministres. Vimos en 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito. Es la voluntad de Dios que tú ministres. Por aquí, en el libro de Efesios y Colosenses y Deuteronomio 6, te he mostrado que es la voluntad de Dios que cuides a tu esposa y a tus hijos, que los instruyas en la Escritura y que estés ahí para ellos. Ahora, en Romanos 12:2, nos dice que la voluntad de Dios es perfecta. Eso significa que si para hacer esto, tengo que desobedecer aquello, no es la voluntad de Dios. Entonces si me estás diciendo, no tengo tiempo para cuidar de mi esposa. No tengo tiempo para cuidar a mis hijos. ¿Por qué? Porque tengo que hacer la obra del ministerio. En realidad estás acusando a Dios de tener una voluntad que es imperfecta. Contradictoria. ¿Ves eso? Es la misma manera. Un joven ve a una chica bonita que no es cristiana, o una chica bonita ve a un joven que no es cristiano y se vuelve muy interesada en ese joven. ¿Y qué dice ella? Es la voluntad de Dios que yo lo evangelice. Si, es la voluntad de Dios que alguien le comparta el evangelio. Y por lo tanto, voy a salir con él. No, no es la voluntad de Dios que salgas con él. Así que estás tratando de cumplir la voluntad de Dios al violar la voluntad de Dios. Si realmente es la voluntad de Dios, no será contradictoria. Eso es lo que realmente es la teología sistemática: enseñar a un joven cómo pensar en una manera no contradictoria de acuerdo a las Escrituras. Así que, esa es la voluntad de Dios. ¿Te prospera espiritualmente? ¿Es aceptable para Dios según lo ha revelado en Sus Escrituras? ¿Y está en armonía con todos los demás mandamientos?