¿Eres Una Persona Defensiva?

Todos tenemos puntos ciegos que deben ser identificados y señalados. Una de las maneras principales en la que Dios señala a nuestros puntos ciegos es a través de otros cristianos que se acercan a nosotros para hablarnos de ellos. Cuando alguien se acerca a ti o te corrige respecto a algo en tu vida, ¿cómo lo recibes? ¿Te pones a la defensiva?


Nuestra percepción está nublada típicamente en cuanto a nosotros mismos. Y cuando otros que nos aman y nos ven y hablan a nuestras vidas sobre algo, debemos asegurarnos de ser honestos y aceptar la realidad de que ellos están viendo lo que probablemente es verdad, y yo no lo veo. Porque no estarían compartiéndolo contigo si no te amaban. ¿Fieles son las qué? Las heridas del amigo. Los besos y la adulación son engañosos. ¿Eres una persona a la que se le puede enseñar? ¿Eres una persona accesible? Hoy día, ¿es posible que estés errado en áreas que no te das cuenta? ¿Eres de los que pueden ser corregidos? Varones, cuando tu esposa comparte algo que ella observa, ¿te pones a la defensiva? Eres defensivo? No recuerdo el año, pero ya llevaba por lo menos tres décadas de casado hasta que dejé de ser defensivo cuando Linda compartía algo conmigo. Basta ya con tu inmadurez. Vamos ya. Ella me ama más que cualquier persona. Ella me conoce más que cualquiera. ¿Por qué no puedo simplemente escuchar? Puede ser que tenga razón. Y aprendí que, sí, tiene razón la mayoría del tiempo. No estoy diciendo nada más que los que son más cercanos a ti – tu marido, tu esposa – cuando te comparten algo, no te pongas a la defensiva. Solo escucha. ¿Qué tan defensivo eres? ¿Estás abierto a que otros señalen cosas y te ayuden con los puntos ciegos que no ves los cuales están ahí? ¿O dices: “No, estoy bien”. Y lo evitas, y no lo aceptas. Y sigues siendo pobre. Y tu punto ciego es desnudamente claro a todo el mundo menos tú. Romanos 2 habla de eso, ¿no es así? Tú que enseñas a otros… y dices que no roben, no cometan adulterio. Entonces somos capaces de ver claramente las necesidades en otros. Tenemos la visión 20/20. Pero tenemos cataratas espirituales cuando vemos a nosotros mismos. Vemos claramente a los demás, pero ¿nos vemos claramente a nosotros mismos? Otros ven claramente lo que es la verdad en cuanto a mí. Otros nos ven mejor y más claramente que nosotros nos vemos. He conocido y amado a predicadores quienes no sabían cuándo dejar de predicar. Algunos de ustedes han visto esto. No sabían cuándo debieran dejarlo. Ya no les quedaba la chispa, la claridad. Seguían predicando, y nadie tenía el coraje o los amaba lo suficiente para acercarse a ellos y decir: hermano, ya es hora. Yo les dije a mis ancianos que no me dejen predicar ni un sermón más del tiempo en el que puedo edificar a otros. No me permitan predicar. Y si sufro de demencia, ya me habrán oído decirlo con una mente lúcida. No dejen que predique más tiempo de lo que debo. Cristo tiene una visión de rayos X, ¿verdad que sí? Hasta las necesidades más profundas de nuestras vidas. Leonard Ravenhill ayudó a escribir un libro hace años. Se titulaba: “Rayos X de la Iglesia Paralizada de Cristo”. ¿Se acuerdan de ese libro? Y estaba hablando de las siete iglesias. Cristo ve todo perfectamente, íntima y extensivamente. Él ve cada átomo de tu ser y tu ADN ahora mismo. Tus pensamientos más profundos antes de que vengan, Él los conoce en su plenitud. Él ve nuestros motivos. ¿Por qué no enfrentamos a Él en cuanto a nuestros puntos ciegos? ¿Sabes cuánto sobresaldrías y correrías en gozo y libertad si dejaras que Dios por Su Espíritu pusiera Su dedo en tus puntos ciegos y si dejaras que Él tratara con ellos? Duele, pero va a doler más si no lo haces. Este extracto fue tomado del sermón completo: “Tú y Tus Puntos Ciegos”