¿Eres orgulloso? Dios te sostiene en cada momento

¿Cómo debe impactar la providencia de Dios a nuestras vidas? En primer lugar: Esto debería llenarnos con gran humildad Gran humildad. Todo lo que tenemos. Todo lo que somos. Todo lo que hemos logrado. Incluso el hecho de que estás vivo aquí esta noche, sentado aquí esta noche, depende del hilo mas fino de la misericordiosa providencia de Dios.

¿Tienes un cuerpo fuerte? Así también Christopher Reeve, Superman, hasta que fue tirado de un caballo y llegó a ser un cuadrapléjico el cual tuvo que estar conectado a una maquina de oxígeno por el resto de su vida. ¿Tienes buenos ojos? Así también Fanny Crosby hasta que el médico le puso algo equivocado en sus ojos cuando era una niña pequeña, y hizo que llegara a ser ciega. ¿Eres atlética? También lo era Joni Eareckson hasta que saltó en una agua poca profunda y se quebró el cuello.

Mona y yo estábamos en una unidad de coma hace varios años, y había un hombre ahí tal vez de cuarenta y tantos años. Dijimos: ¿Qué le pasó a él?” Bueno, la esposa y el marido estaban andando en bici y de alguna manera se enredaron y se cayeron. Pero no iban muy rápido. Sólo salieron a andar en bicicleta. Se cayó y chocó la cabeza contra el pavimento y ha estado en una coma desde entonces. Un pequeño accidente casual. ¿Tienes prosperidad económica? Hay tantas personas a través de la historia de la humanidad que creían que lo tenían todo; perdieron todo en un instante. Y lo mismo te puede pasar a ti.

Pablo dice en 1 Corintios 4:7 “¿Qué tienes que no recibiste?” Y bien pudiéramos añadir a eso, y qué de lo que has recibido no ha sido sostenido por Dios en cada momento o lo hubieras perdido ya.

Entonces quiero decirles amados: ¿De qué estás tentado a ser orgulloso esta noche? Ustedes jovencitas, ¿están siendo tentadas a ser orgullosas de su belleza? ¿Te das cuenta que podrías perderla en un segundo? ¿Eres orgullosa de cuán inteligente eres? Una pequeña cosa y eso te puede ser quitado y ni siquiera podrás formar una oración. Amados, somos sostenidos por este hilo fino de providencia todo el tiempo. Todo, todo lo que tienes, todo lo que eres, todo lo que has logrado, ha sido logrado por gracia, gracia, gracia en cada momento. Y en cada detalle de las cosas pequeñas que te han mantenido vivo para estar aquí esta noche.

Si no eres cristiano, no salgas de este lugar sin clamar a Dios. Si eres cristiano, Dios tenga misericordia de ti si tienes orgullo surgiendo en ti. En cada momento sostenido por un inexpresable hilo fino de providencia.