Dios siendo tan real en tu vida como Él debería ser

Categoría: Corte de Sermon

Hubo un momento en mi vida en donde las cosas se tornaron críticas y me di cuenta, tú sabes, “Quiero conocer a Dios,” así que salí una noche, estaba en un tipo de reunión especial y salí fuera, bajo la luz de la luna y estaba clamando a Dios, tú sabes, y estaba tan seco como podía estar. Luego solo me senté ahí por un rato y simplemente me di cuenta, otra de esas cosas que el Espíritu Santo te dice silenciosamente, y este es el pensamiento que vino a mi mente: “¿Qué harías diferente si Dios fuese tan real en tu vida como Él debiera ser, como tú sabes que Él debería ser? ¿Qué cambiarías acerca de tu vida si Él fuese tan real como Él debería ser? ¿Qué harías diferente?” Bueno, dije yo, “Yo sé una cosa que yo debería hacer, yo debiera vender mi chamarra negra de piel. No pienso que tenerla sea lo más prudente … y debería vender mi estéreo de adolescente”. Creo que ya había vendido mi motocicleta en ese momento. Eran posesiones materiales… una vez más, no digo que estos sean absolutos, esto era algo que Dios me estaba mostrando. Sé una cosa que debería hacer, debería compensar aquella mesa de picnic que otro tipo y yo rompimos hace años. Nosotros destruimos la mesa de picnic de aquel muchacho. Sabía lo que había hecho y nunca había regresado y enmendado mi falta. Sé de una cosa que haría si Dios fuese tan real como el debería ser, regresaría y haría lo correcto. Iría y confesaría eso, y esos asientos que nosotros rompimos en el cine en aquel tiempo, regresaría y le diría acerca de ello. Esa es una cosa que yo haría. Así que solo empecé a escribir todas las cosas que yo haría si Dios fuese tan real como Él debería ser y cuando todo terminó, tenía una lista, y por la gracia de Dios, podía volver y hacer lo correcto. No estoy hablando acerca de ti tratando de provocar alguna clase de culpa que no tienes, introspección y esa clase de cosas pero muchas veces lo que ocurre es que alguien solo menciona algo como esto y wham, esa cosa surge y tú sabes en tu corazón y mente que Dios te está hablando acerca de ello. No lo inventaste, Él puso eso en tu mente y tú te ocuparás de eso y, te digo, mi vida fue transformada por la obediencia a esas cosas que Dios me mostró por hacer y esto no fue una gran experiencia, solo fue ser violento. Tengo un amigo que es pastor ahora y antes de convertirse en cristiano el era un tipo verdaderamente rudo y era particularmente desagradable cuando se emborrachaba y él llegó a conocer al Señor y una de las cosas que él y otro tipo que era de carácter muy rudo, ellos habían ido una vez y tomado unas piedras y rompieron las ventanas en este edificio, todo un lado del edificio. Después de que se volvió cristiano Dios puso esto en su mente y, esto es lo que llamo ser violento. No es fácil. Regresas y vas a ese lugar y les dices, tú sabes, “Yo soy la persona que rompió esas ventanas”. Esto no es algo fácil de hacer. Conozco a una persona que había malversado cinco mil dólares del 7-11. Él tuvo que regresar y decirles y alguien le dijo, ellos le dijeron, No necesitas hacer esto. No necesitas regresar y hacer lo correcto. Solo confiésalo”. Pero él sabía en su corazón, él sabía que eso no era correcto. De cualquier manera, mi amigo regresó y confesó lo que había hecho al romper esas ventanas. Muy bien, algún tiempo después él vio a la persona con la que lo había hecho y empezó a decirle a la persona, él dijo: “Rodney, yo he conocido al Señor. Me he convertido en cristiano”. ¿Sabes qué es lo primero que me dijo? “¿Qué hay de esas ventanas?” ¿No es asombroso? Y él pudo responderle, “Ya me he ocupado de eso”. ¿Ves?, esto es ser violento y, amados, hay vida ahí. Hay vida si eres violento. Si no eres violento, no lo dije yo, Jesús lo dijo: solo hay muerte. Ahí está la muerte.