Dios nos ha hecho promesas

Tema: ,
Categoría: Corte de Sermon, Video

Entonces este es el primer punto, Dios ha hecho promesas. Pero antes de que yo deje esto, quiero enfatizarlo de una manera un poco diferente. Dios… ha hecho promesas. Dios ha hecho promesas. Aquel que es infinitamente poderoso para cumplir Su palabra y infinitamente bueno, que no mentirá. Aquel que no puede mentir y quien tiene infinito poder para guardar Su palabra ha hecho promesas.

Y aquel que ha hecho estas promesas que nosotros tenemos aquí, siempre las cumple. Él siempre las cumple.

Y eso es, de nuevo, repetitivamente enfatizado en las Escrituras. Déjenme sólo darles algunas de ellas. Con el fin de fortalecer nuestra fe Dios dice esto, Él lo explica con lujo de detalle. No les daré a ustedes cada una de las referencias, pero comenzando en Génesis, esto va hasta Josué, Samuel y Reyes, y así sucesivamente. Escuchen éstas.

“Entonces hizo el SEÑOR por Sara como había prometido.” “El Señor vuestro Dios es quien pelea por vosotros, tal como El os ha prometido.” “Ahora pues, oh Señor Dios, tú eres Dios, tus palabras son verdad y tú has prometido este bien a tu siervo.” “El Señor dio sabiduría a Salomón, tal como le había prometido.” “Ahora el Señor ha cumplido la palabra que había dicho, como el SEÑOR prometió.” Hay muchas de ellas, solamente tienes que leer y las encuentras a medida que pasas por las Escrituras. Lo encuentras una y otra vez. “Has cumplido con tu siervo lo que le prometiste.” “Ciertamente has hablado con tu boca y lo has cumplido con tu mano, como sucede hoy.” Qué tal ésta: “No faltó ni una palabra de las buenas promesas que el Señor había hecho a la casa de Israel, todas se cumplieron.” Qué tal esto: “Bendito sea el Señor, que ha dado reposo a su pueblo Israel, conforme a todo lo que prometió; ninguna palabra ha fallado de toda su buena promesa.” “Y has cumplido tu palabra, porque eres justo.” – Nehemías 9:8

Qué hay del Nuevo Testamento: “Con la esperanza de vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió.” Enfatizando Su veracidad. Hebreos 10:23 “Mantengamos firme la profesión de nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió.”

Así que piensen en esto: Tenemos un Libro lleno de promesas, hechas por un Dios que no puede mentir y quien tiene todo el poder para cumplir estas promesas. Ahora, esta es la pregunta: ¿Por qué no hemos aprovechado más de estas promesas? Y la respuesta se encuentra en la primera parte de este versículo: “a fin de que no seáis perezosos”, o como la versión King James dice, “slothful” (“flojo, vago”). Ambas son palabras bastante buenas. Han visto las babosas moviéndose en la tierra, ¿Saben? No son tan veloces normalmente, ¿verdad que no? O pereza, como perezoso, lento. Si ves algunos de los documentales de National Geographic, muestran el perezoso, ¿Han visto alguna vez alguno de esos? Tienen algas creciendo en su cabello, el cabello de ellos parece ser verde, son muy lentos. y están colgados de una rama y apenas puedes soportar verlo, mientras se preparan para levantarse hacia otra rama. Lamento decir que esto ha sido a menudo la forma en que he vivido mi vida cristiana. “Ahora creo que es tiempo de confiar en Dios… (risas) por una promesa de un Libro que contiene diez mil promesas.

Entonces el autor de Hebreos dice: “No sean así”. Antes bien, sean imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Así que el primer punto es: Dios nos ha dado promesas. El segundo es que la fe y la paciencia son necesarias para heredar las promesas.