Cómo Acercarse a Alguien que Parece Ser un Creyente Falso

Si sospechamos que alguien que conocemos y profesa ser cristiano posiblemente sea un creyente falso, ¿cómo deberíamos acercarnos a tal persona? ¿Cuáles son algunas realidades de las cuales deberíamos estar conscientes?


Mack: ¿De qué manera es apropiado dirigirse a alguien que profesa ser creyente que parece ser un inconverso?

Nate: Predícales el evangelio. Digo, ya contestamos un poco eso hace unos minutos, pero creo que estás haciendo un juicio acerca de la fe de otra persona. Parecen ser falsos convertidos. No lo sé. He interactuado con personas anteriormente que dicen ser cristianos. Había cosas en su vida que no lo hacían parecer así. Hasta cierto grado – no completamente – pero voy a hablarles como creyentes y transmitirles los mismos mandatos que cualquier otro creyente tendría. “Bueno, ya sabes, cuando estás en tu cuarto de oración cuando te estás arrepintiendo de tu pecado, ¿Cómo está tu caminar? ¿Cómo está tu fe en Cristo?” Y tú solo impones en ellos con un mandato lleno del Espíritu a hacer las cosa que los creyentes hacen. Pero de nuevo, oportunidades para simplemente compartirles el evangelio, porque creo que si estás siendo consciente de la posibilidad, estás descubriendo de alguna forma, un camino pecaminoso o algún hueco en su testimonio, hay oportunidades de decirles: “Bueno, he notado esto sobre ti”. “Bueno, eso es interesante, sabes”. Se lo haces saber. Digo, no creo que haya alguna razón para retenernos y exhortarles y decirles, “Bueno, si tu eres cristiano, entonces esto es una realidad para ti”. Y si en algún punto ellos dicen, “Bueno, no sé si soy cristiano”, entonces puedes decir,“abordemos ese problema también”. Traté un matrimonio – en el que el esposo profesó ser creyente por más de veinte años, o algo así. Eventualmente, fue mostrado muy obvio que no era creyente. Y una de nuestras sesiones de consejo, casi al final, antes de que terminaran teniendo un divorcio – tristemente un divorcio bíblico – él dijo, “Bueno, ni siquiera sé si soy cristiano. Ya no sé”. Yo dije: “Bueno, me da gusto que estás siendo honesto”. Y empecé a ministrarlo y a decirle lo que era el evangelio de nuevo y a llamarlo al arrepentimiento y a la fe. Y hasta este día, aún oro que venga a la fe. Pero no creo que cambie mucho. Solo tienes que ver a través del subterfugio. Espero que eso sea de ayuda.

Mack: ¿Algún comentario que añadir?

Jesse: Estamos buscando evidencias de vida y creo que tenemos que distinguir entre evidencias de vida en Cristo versus madurez de vida en Cristo. Así que tenemos que tener cuidado aquí. Así que afirmaría todo lo que ya dijiste, hermano. Y solo agregaría: Asegúrate de que no estés buscando madurez en Cristo en lugar de las evidencias de vida en Cristo. Y eso puede ser difícil de distinguir y toma tiempo. No quieres desanimar a un creyente genuino pero frágil diciéndole que no es salvo. Ese no es tu rol. Así que ten cuidado con eso.

Tim: En 1 Tesalonicenses 5, tienes a personas en la iglesia especialmente identificadas como ociosos, de poco ánimo, débiles. Y seguido he pensado que si tuviéramos al más ocioso o al cristiano más débil que jamás vivió y estuviera en nuestra iglesia, ¿cuántos no, probablemente, en nuestra iglesia pensarían que tal vez no es salvo? Sabes, Pablo hablando a aquellos gálatas, ellos seguían yendo por ese mismo camino. Él está diciendo “separados de Cristo” y “caídos de la gracia” y no es una buena dirección. Pereces en esa dirección. Y aún así, él les habla como hermanos. Tienes la carta a los hebreos escrita a personas desviándose y aún eran llamados caritativamente – los corintios – caritativamente llamados hermanos. ¿Era Pablo lo suficientemente sabio para reconocer que tal vez algunos de los corintios no eran salvos? ¿o que tal vez algunos de los gálatas no eran salvos? Claro. Pero él establece esa verdad, y esa verdad es aplicable a aquellos que han creído y son débiles, aquellos que han creído y se han extraviado, o a aquellos que pueden estar engañados.