Un Pecado Te Destruirá

Caminando en la luz, es ahí donde el gozo es encontrado. El gozo de una conciencia limpia, no hay ningún estorbo entre mi alma y el Salvador. No es acaso asombroso cómo el Señor ha establecido las cosas, de modo que un nuevo convertido puede percibir más realidad que un anciano? Puede caminar en más luz que un anciano. Caminando en la luz, es ahí donde encontrarás la presencia perceptible de Dios, la dulce seguridad de Dios. Cuando caminamos con el Señor en la luz de su palabra, qué maravillosa gloria nos envía, pero si hay cualquier rastro de oscuridad es como si estuvieras corriendo en el lodo. Si hay cualquier rastro de oscuridad es como si sembraras entre espinos que ahogan lo que busca crecer. Es como si intentaras arar con un arado oxidado.

Las ruedas del carro se moverían con dificultad. La depresión y el desconcierto no pueden ser removidos, si no estás caminando en la luz, si tu corazón no está abierto. Duncan Campbell relata una historia, que en Escocia se encontraba junto a otra persona conduciendo un auto, y que este falló y se detuvo. Era de noche y no tenían una linterna, de modo que no podían ver qué reparaciones debían hacerse al auto, entonces miraron en una dirección y vieron un faro y se dieron cuenta de que si podían empujar el auto hasta allí tendrían luz, y una vez vieran el auto podrían repararlo, y así lo hicieron. Tienes que tener tu corazón en la luz para que pueda ser reparado.

Es aquí donde encontrarás más luz, “En tu luz podemos ver la luz.” Una luz es sembrada para los rectos y regocijo para los de derecho corazón. La disposición nos sirve de llave, no? Cualquier hombre que se dispone a hacer la voluntad de Dios conocerá de la doctrina. Un corazón dispuesto es muy, muy preciado a la vista de Dios. Caminando en la luz, es ahí donde encontramos el poder. Dice Romanos capítulo 13 que debemos ponernos qué? La armadura de la luz. Es algo poderoso. Recuerdo que poco tiempo después de haberme convertido, el Señor me mostró que necesitaba arreglar algo que yo había hecho en una librería. La librería de la universidad. Me había robado unos libros. El tendedor me dirigió a donde se encontraba el gerente de la librería, y el gerente me dirigió al administrador de la unión. Entré a una linda oficina, y allí estaba sentado un hombre con corbata. Le dije que había sido salvado de mis pecados por la Gracia de Cristo, y me había hecho un Cristiano. Y saben que? El rostro de aquel hombre se tornó pálido cómo si le hubiera apuntado con un revólver. Y le dije que necesitaba devolver o pagar por unos libros robados. Qué autoridad se pierde en las tinieblas, el costo de un área oscura, el costo de permitir que haya un área oscura en tu corazón. Va a estropear tu testimonio, como un rayón sobre un auto nuevo, no puedes alardear de este, no puedes mirar a la gente a los ojos, estorbará tu capacidad de dar frutos, estorbará tu gozo, estorbará tu utilidad en el reino de Dios, debilitará tu fuerza. Compramos un vehículo todo terreno hace algunos años y le sacamos mucho provecho, pero un día comenzó a fallar. Tosía, escupía y petardeaba, habían detonaciones en el escape, y no tenía fuerza, así que lo llevamos a reparar. Desarmaron el motor y nos dijeron “lo arreglamos”, pero no estaba arreglado. Lo llevamos una segunda vez y pensaron que lo habían arreglado, y luego una tercera vez, y saben qué? El problema era un pequeño dispositivo en la palanca. Estoy hablando de permitir un área, aunque sea pequeña, de oscuridad en nuestro corazón. Permitirla te lastimará! Endurecerá tu corazón, desiciones blandas producen corazones duros, recuerden la esposa de Lot. Te engañará. Si le das lugar a algún pecado asediador, algún pecado secreto, algún pecado oculto, eventualmente serás engañado. Al principio lo escondes, luego haces excusas, y posteriormente comienzas a hablar sobre dicho pecado y a defenderlo. Luego comienzas a reirte y a presumir del mismo. Te engañará. Observa los efectos de un sólo pecado, mira lo que un pecado le hizo a Abraham, mira lo que un pecado le hizo a Noé, mira lo que un pecado le hizo a Moisés, mira lo que un pecado le hizo a David. Lo que un pecado le hizo al jóven rico, “Una sola cosa te falta.” Mira lo que un pecado le hizo a Adán y a Eva y a toda la raza humana, lo que un pecado le hizo al Hijo de Dios. Estorbará tu ministerio. Por un momento de desobediencia Dios estuvo a punto de matar a Moisés, mira lo que un pecado le hará a la iglesia, Acán fue un estorbó a toda la congregación. Es probable que casi todo avivamiento histórico haya comenzado cuando alguien entró en la luz. Hemos escuchado del avivamiento Canadiense, algunos de nosotros, y se piensa que comenzó en la iglesia de Bill Mcleod en Canadá, pero en realidad comenzó en Michigan, cuando en una reunión una joven adolescente entró en la luz. Si tienes un área oscura, si tienes un pecado que asedia, si te encuentras atado, no lo ignores, esfuérzate por arreglar tu corazón, un entrenador le dice a un atleta que va a ganar si tan sólo arregla un área en la cual tiene problemas, una pianista puede conocer bien una pieza musical, pero si hay una sección de la pieza que le da problemas, qué es lo que hace? Trabaja en ella, “No es ciero Cathryn?”, trabaja en ella hasta perfeccionarse. Haz tú también eso con tu corazón, mantenlo así. No es acaso asombroso cómo Dios hizo nuestro corazón? Me refiero a que, aquí está esta cosa, revoloteando en mi conciencia, y todo lo que tengo que hacer para entrar nuevamente a la luz, es decir con toda honestidad y sinceridad: “Señor, estoy de acuerdo contigo.” voy contigo contra esta cosa. Si no eres un Cristiano verdadero, si amas la oscuridad aquí, la recibirás allá, oscuridad externa. Esta es la condenación, que la luz ha venido y los hombres han amado la oscuridad y no la luz. Tú conoces tu corazón, tú sabes qué ocurre ahí dentro, será mejor que entres en la luz con Dios, que no haya ninguna oscuridad en nosotros es lo que Él pide y requiere. Si no eres un Cristiano verdadero no pienses que la sangre de Jesús te será de ayuda. Su sangre sólo es de ayuda a los que caminan en la luz. Duncan Campbell dijo, “El Calvario no cubrirá lo que no estás dispuesto a dejar al descubierto.” Si no eres un Cristiano, si no eres un Cristiano verdadero ve por cualquier rastro de luz que puedas encontrar. Cualquier rastro de luz, ve tras cualquier rastro de luz. Evangelista le dijo a Peregrino “Ves esa luz allí? Dirígete a esa luz.” Si estás en una cueva, y sólo una persona tiene una linterna, será mejor que camines en la luz mientras tengas algo de luz o la oscuridad te sobrevendrá. Si lo haces serás un hijo de luz y podrás decir “El Señor es mi luz y mi salvación.” Dios es luz, ese es el mensaje que Juan dice “hemos oído de Él.” La escritura dice que “Todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto.” “En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios.” Cuando vemos a alguien viniendo a la luz, tornándose honesto, vemos que Dios ya ha obrado en esa persona. Y Él continúa obrando. “Para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios.”