Predicadores Tienen Autoridad Cuando Predican Las Escrituras!

Cuando una persona se encuentra en un púlpito y dice cosas que no pueden ser probadas por la Escritura, carecen de toda autoridad. Nuestra autoridad es suficiente si puedo demostrarlo con la Palabra de Dios, esa es nuestra autoridad.