La Verdad de la Iglesia Católica Romana

Si yo confío en la obra terminada de Cristo, en Su sacrificio de una vez y para siempre y que eso me justifica ante los ojos de Dios, entonces no hay absolutamente ningún lugar para el purgatorio. La enseñanza católica del purgatorio es el auto-pago y no el pago efectuado por Cristo. Está en desacuerdo con el verdadero cristianismo y es diametralmente opuesto en numerosos puntos importantes.